Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2
 
VAN DYCK, Anton
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
La Biblioteca Nacional presenta una muestra con grabados seleccionados de su fondo, centrándose en los dos pintores flamencos del siglo XVII


Van Dyck VS Rubens




 retrato_grabado_de_pedro_pablo_rubens_firmado_por_paulus_pontius_en_1710

Retrato grabado de Pedro Pablo Rubens, firmado por Paulus Pontius en 1710.

Margaret Lemon fue apartada de Van Dyck a empujones. Sus celos, sus pasiones mal llevadas, su necesidad de control... era el apéndice enfermo del pintor y Carlos I, convencido de que su mejor artista perdía fuerza a su lado, la sustituyó por una mujer más tranquila, más dispuesta a tolerar las excentricidades que solo se les perdonan a los genios. Ordenó que se casase con una chica de la nobleza y olvidase a esa joven que le arrancaba la energía. Hay pasiones que consumen inteligencias y Lemon era para Van Dyck una dieta milagro. Ella no soportó el matrimonio 'concertado' de su ex amante, y mucho menos su muerte. Se pegó un tiro a los pocos meses, en 1641, muriendo a la sombra de Mary Ruthven (Lady Van Dyck), la verdadera viuda y madre de la única hija del pintor.

Cuatro siglos más tarde, nada ha cambiado para Margaret. Mary luce inmensa en las paredes de la Biblioteca Nacional y ella, pequeñita, descansa a sus pies. Son dos de las protagonistas de la exposición que reúne los grandes grabados flamencos del siglo XVII y en la que Rubens y Van Dyck son sus mayores representantes, los considerados maestros de esta técnica.

"Tenemos una colección inabarcable, la selección ha sido minuciosa pero ninguno de los verdaderamente importantes se ha quedado fuera", asegura Concha Huidobro, comisaria de la muestra que durante años se encargó de dirigir este fondo que incluye miles de obras. Ahora, 180 grabados, la mayoría en torno a los dos pintores, forman Rubens, Van Dyck y la Edad de Oro del grabado flamenco.


 santa_clara_y_los_defensores_de_la_eucarist_a_de_schelte_adams_bolswert_entre_1630_y_1652

Santa Clara y los defensores de la Eucaristía, de Schelte Adams Bolswert, entre 1630 y 1652.

"Van Dyck realizó o inventó grabados de diferentes temáticas y destacó como un extraordinario retratista; en su obra Iconografía, creó numerosos modelos de retratos que tuvieron una enorme influencia en toda Europa", explica Huidobro y aclara que aunque Rubens sólo realizó dos grabados, "contrató a los mejores para que hicieran lo propio con la mayoría de sus cuadros. Pero, nunca dejó de controlar y supervisar el proceso de creación y edición".

Por eso, por la necesidad de confiar en otros artistas para realizar los grabados, nos encontramos con obras de Pontius, Bolswert, o Cornelis Galle (padre e hijo) que calcan de las pinturas de los grandes. "Sus trabajos tienen mucha importancia. Algunas de las obras de Rubens han desaparecido, por ejemplo, en incendios. Esto es lo único que nos queda de ellas. Su valor es inmenso".

Además, el Museo del Prado ha cedido cuatro obras que se exponen junto a sus grabados. "Así podemos apreciar como estos sirven de espejo a las pinturas al estar realizados al revés", aclara Huidobro sobre La lamentación de Cristo y Retrato de María Ruthven de Van Dyck; La Sagrada Familia con Santa Ana de Rubens y La cocina de Teniers.

Huidobro ha querido ensalzar la importancia de los paisajes en los grabados flamencos. Por ello, uno de los apartados de la exposición deja a un lado a los Van Dyck y Rubens y se centra en estos, los paisajes. Teniendo en cuenta que el desarrollo del grabado es paralelo al de la burguesía, estas obras estaban pensadas para cubrir paredes de palacetes o grandes casas. Aquí encontramos a artistas como Paul Brill, Lucas Van Uden o los grabadores Sadeler o Bolswert. "Estos, como el resto de los grabados, han tenido una gran importancia en la Historia del Arte", asegura la comisaria.


 retrato_de_adrian_brouwer_de_van_dyck_entre_1643_y_1677

Retrato de Adrian Brouwer, de Van Dyck. Entre 1643 y 1677.

Para acabar, Concha Huidobro ha querido empezar por el principio: los libros. "Rubens fue el principal autor de portadas e ilustraciones para volúmenes ilustrados. El más importante de todos es la obra Pompa introitus, que narra la entrada de Fernando de Austria en Amberes a través de minuciosos grabados", asegura la comisaria que ha querido que este volumen se pueda ver al completo a través de imágenes digitales.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
Exposición en la Biblioteca Nacional



Material gráfico de la exposición Rubens y el siglo de oro del grabado Flamenco y Holandés (Del 5 de noviembre de 2015 al 7 de febrero de 2016)


Rubens, Van Dyck y la Edad de Oro del grabado flamenco



 00_1446803187_843033


 01judith_cortando_la_cabeza_de_holofernes_de_cornelis_galle_y_carel_collaert_entre_1595_y_1655_bne

Judith cortando la cabeza de Holofernes de Cornelis Galle y Carel Collaert (entre 1595 y 1655 ) BNE


 2el_descendimiento_s_w_monograma_fl_1_mitad_s_xvii_bne
 
El descendimiento, S.W. (monograma) (fl. 1ª mitad s. XVII) BNE


 03_pieter_brueghel

Retrato de Pieter Brueghel de Antoon van Dyck (entre 1635 y 1700?) BNE


 04_adrian_brouwer

Retrato de Adrian Brouwer de Antoon van Dyck (entre 1643 y 1677?) BNE


 05el_viejo_bebedor_de_frans_van_den_wyngaerde_entre_1630_y_1669_bner

El viejo bebedor de Frans van den Wyngaerde (entre 1630 y 1669?) BNE


 06la_adoraci_n_de_los_reyes_con_antorchas_de_lucas_vorsterman_1620_bne

La Adoración de los Reyes con antorchas de Lucas Vorsterman (1620) BNE


 07_rembrandtrembrandt_apoyado_sobre_un_pretil_de_rembrandt_harmenszoon_van_rijn_1639_bne

Rembrandt apoyado sobre un pretil de Rembrandt Harmenszoon van Rijn (1639) BNE


 08di_logos_de_la_pintura_por_vicente_carducho_1633_bne

Diálogos de la pintura ... por Vicente Carducho, 1633. BNE


 09serie_de_peque_os_paisajes_de_rubens_de_schelte_adams_bolswert_entre_1635_y_1700_bne

Serie de pequeños paisajes de Rubens de Schelte Adams Bolswert, entre 1635 y 1700?. BNE


 10el_beato_hermano_joseph_arrodillado_ante_la_virgen_de_paulus_pontius_ca_1630_bne

El Beato Hermano Joseph arrodillado ante la Virgen de Paulus Pontius, ca. 1630. BNE


 11santa_clara_y_los_defensores_de_la_eucarist_a_de_schelte_adams_bolswert_entre_1630_y_1652_bne

Santa Clara y los defensores de la Eucaristía de Schelte Adams Bolswert, (entre 1630 y 1652?). BNE


 12retrato_de_peter_paul_rubens_de_paulus_pontius_1710_bne

Retrato de Peter Paul Rubens de Paulus Pontius (1710). BNE



Fuente: bne.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
El museo Cerralbo de Madrid encuentra un Van Dyck inédito entre su colección



 00_1513617400_115818
 
'Virgen con el niño' de Van Dyck encontrado en el museo Cerralbo de Madrid

El Museo Cerralbo de Madrid ha descubierto que una de sus obras es un óleo sobre lienzo realizado por Van Dyck entre 1620 y 1621, que podrá verse en el museo a partir de este martes 19 de diciembre y hasta el 25 de febrero, según señala el museo este lunes 18 de diciembre en un comunicado.

Hasta ahora, ‘La Virgen con el niño’ había sido considerada una copia de Van Dyck realizada por el pintor burgalés de escuela madrileña Mateo Cerezo. Sin embargo, cuando comenzó el proceso de restauración, hace año y medio, el especialista francés Philippe Barnabé demostró su auténtica autoría.

La directora del Museo Cerralbo, Lurdes Vaquero, ha explicado en declaraciones a Europa Press que Barnabé, quien lleva 17 años siguiendo “la pista” a todas las versiones que hizo Van Dyck de la Virgen con el niño, considera que esta es “una de las primeras de un total de seis” que pintó en Italia y Amberes en torno a 1621 y 1632.

Durante la restauración, en la que trabajó la experta de la materia del museo, Elena Moro, se realizaron radiografías, análisis de pigmentos y de la composición de la tela, cuyo resultado llevó a una única conclusión que, sin embargo, “está abierta a otros especialistas”, según matiza Vaquero. La investigación realizada por el museo está recogida en el nuevo número de la revista ‘Estuco’, que publica el centro.

Esta restauración ha puesto de manifiesto también que la obra fue recortada en algún momento de su historia, y que sus dimensiones originales, algo mayores, se aproximarían al formato italiano clásico denominado “tela d’imperatore”.

Además, estos trabajos han demostrado que la densidad de la tela se corresponde con el tipo de lienzo utilizado por Van Dyck en su estancia en Génova, y el análisis químico de las muestras pictóricas ha confirmado la similitud con los pigmentos utilizados por el maestro en su estancia en Italia.

Vaquero ha explicado que la familia Cerralbo adquirió esta obra en 1884, en la testamentaria del marqués de Salamanca. Antes, había formado parte de colección del pintor José de Madrazo, quien a su vez lo compró, en la década de 1820, a la viuda del coleccionista Bernardo de Iriarte (1735-1814). El inventario de 1927 de Juan Cabré, primer director del museo Cerralbo, la describe en la relación de bienes que figuran en la capilla del piso entresuelo de esta casa palacio.

Siguiendo la “apuesta museográfica” del centro Cerralbo, el museo expondrá esta obra en el oratorio, lugar donde lo guardaba la familia. Esta zona no está restaurada, por lo que la obra se mostrará de manera individualizada hasta que comiencen los trabajos de rehabilitación en este espacio.

En cuanto a las obras de valor similar a este Van Dyck, la directora del Cerralbo ha destacado que el centro posee piezas como ‘San Francisco en éxtasis’, de El Greco, una ‘Inmaculada’, de Zurbarán y una ‘Piedad’ de Alonso Cano “de gran calidad”.


okdiario.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
El Museo Cerralbo descubre un Van Dyck entre sus fondos

El anticuario francés Philippe Barnabé y la restauradora Elena Moro atribuyen al maestro flamenco la autoría de una Virgen con el Niño que hasta ahora se consideraba una copia realizada por su contemporáneo Mateo de Cerezo y que desde este martes ocupará un lugar destacado en la exposición permanente del museo.


 untitled_1513677954_383760

Detalle de Virgen con el Niño (h. 1622), recién atribuida a Van Dyck

El Museo Cerralbo de Madrid acaba de descubrir un Van Dyck entre sus fondos. El cuadro, titulado Virgen con el Niño, se atribuía hasta ahora al pintor Mateo Cerezo (Burgos, 1637 - Madrid, 1666), miembro de la escuela madrileña pero durante los trabajos de restauración del lienzo han salido a la luz características técnicas y estilísticas que supuestamente delatan la mano de uno de los retratistas flamencos más importantes del barroco (Amberes 1599-Londres 1641). El descubrimiento ha sido realizado de manera conjunta por Elena Moro, restauradora del museo, y Philippe Barnabé, un destacado anticuario francés especializado en pintura de ese periodo artístico.

Hasta ahora se pensaba que el cuadro era una copia realizada por Cerezo de la serie de Van Dyck sobre el recurrente motivo de la virgen con el niño, que incluyen seis cuadros pintados a lo largo de una década por el maestro flamenco, desde su llegada a Génova en 1621 hasta 1632 cuando ya se encontraba de vuelta en Amberes.

"La sospecha de que no se trataba de una copia sino de un auténtico Van Dyck partió de Barnabé", explica a El Cultural la directora del Museo Cerralbo, Lourdes Vaquero. El galerista francés tuvo conocimiento del cuadro porque estaba incluido en el libro Van Dyck en España, del experto Matías Díaz Padrón, y se puso en contacto con el museo, recomendando la restauración del cuadro mientras él llevaba a cabo una concienzuda investigación.

"Si no hubiera sido por una fotografía bastante buena encontrada en los documentos del RKD [el Rijksbureau voor Kunsthistorische Documentatie, uno de los institutos de investigación y documentación más importantes de Europa] en La Haya, lo cual volvió nuestra atención de nuevo hacia Van Dyck, este cuadro probablemente habría permanecido olvidado", explica Barnabé en un artículo que explica los pormenores de la investigación en el último número de Estuco, la revista anual del Museo Cerralbo.

A Barnabé no le sorprende que la mano de Van Dyck haya pasado desapercibida hasta ahora por varios repintes y barnices de mala calidad acumulados durante siglos sobre la pintura original. Además señala que en el siglo XVII, "artistas italianos y flamencos como Rubens y Giordano a menudo viajaban desde los puertos de Génova y Nápoles hacia España, tal como hacían los artistas españoles en dirección contraria hacia Italia. En algunos casos, debido a esta fertilización cruzada, las obras de artistas de estas dos culturas tan diferentes han sido confundidas entre sí".


 01_1513677975_192764

El antes y el después de la restauración.

Tras las primeras pesquisas, la lectura en profundidad de los textos manuscritos sobre la vida del artista, La Vie 1769/91, conservados en el Museo del Louvre, junto al estudio estilístico, los análisis técnicos y la restauración de la obra, han permitido a Barnabé constatar la autoría del pintor flamenco en el período en el que trabajó en Génova, e identificarlo con la composición que regaló a los hermanos Lucas y Cornelis de Wael en 1625, justo antes de abandonar Génova con destino a Francia.

Mientras tanto, en el taller del Museo Cerralbo, la verdadera autoría del cuadro fue saliendo a la luz a medida que Moro, durante una labor de restauración que le llevó año y medio, iba destapando la pintura original, sepultada por varias capas de barniz que con el tiempo se fue oxidando y ensuciando con el consiguiente oscurecimiento de la imagen.

Según explica Barnabé en su estudio, la comparación del cuadro del Cerralbo con otros de la misma serie pintada por Van Dyck le han llevado a afirmar sin ninguna duda su autoría. Además, las imágenes de rayos X e infrarrojos han permitido descubrir los "pentimenti", las dudas y correcciones hechas por el propio autor en las diferentes fases de la realización del cuadro, especialmente en los ojos del niño y de la virgen, en las manos de esta y en la silueta del niño, que fue corregida para hacerla más esbelta.

Por su parte, los análisis químicos de la obra han permitido establecer que los pigmentos originales y la densidad del lienzo coinciden con los que empleó Van Dyck en su etapa italiana. Asimismo, la restauración ha puesto de manifiesto que la obra fue recortada en algún momento de su historia, y que sus dimensiones originales, algo mayores, se aproximarían al formato italiano clásico denominado “tela d' imperatore”.

La obra tradicionalmente ocupó un lateral del oratorio en el palacio madrileño que alberga el museo, pero actualmente no estaba expuesta al público debido a las obras de restauración de esta sala. A partir de este martes, concluidos los trabajos de remodelación de la obra y de la sala, el cuadro ocupará un lugar preeminente en la colección y se expondrá en solitario en el oratorio, explica Vaquero.

La familia Cerralbo adquirió el cuadro en 1884 en la testamentaría del marqués de Salamanca. Antes había formado parte de colección del pintor José de Madrazo, quien a su vez lo compró, en la década de 1820, a la viuda del coleccionista Bernardo de Iriarte (1735-1814). El inventario de 1927 de Juan Cabré, primer director del museo Cerralbo, la describe en la relación de bienes que figuran en la capilla del piso entresuelo de esta casa palacio, señala la directora del museo.

Anton Van Dyck fue el pintor flamenco de la primera mitad del siglo XVII más importante después de Rubens, de quien fue aprendiz. Siguiendo su ejemplo, y tras una breve temporada en Londres, se trasladó a Italia y vivió allí durante seis años. Se radicó en Génova y desde allí viajó a otras ciudades como Roma, Florencia o Venecia. Después volvió a Flandes y se convirtió en pintor de corte. Más tarde fue contratado como retratista del rey Carlos I de Inglaterra, aunque siguió pasando temporadas trabajando en los Países Bajos para destacados nobles. Su fama fue creciendo en el siglo XVIII hasta ponerse a la misma altura que la de su maestro Rubens y hoy es considerado como uno de los pintores más importantes de la historia del arte.


elcultural.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
La colección del decapitado Carlos I reunida 400 años después

La exposición congrega las obras que el monarca atesoró, vendidas por Inglaterra tras su ejecución



 00_1516882879_712461
 
'Carlos I', de Van Dyck (1635-6). ROYAL ACADEMY

Carlos I de Inglaterra pretende asir con firmeza el bastón de mando en el que quizás es su más renombrado retrato, realizado por Anton van Dyck solo 13 años antes de la ejecución del rey, decapitado en 1649. El monumental cuadro Le roi à la chasse, propiedad del parisiense Museo del Louvre, acaba de regresar a Londres junto a otras muchas de las perlas artísticas que el soberano logró atesorar en una de las colecciones más famosas de la historia. Vendidas las piezas tras su muerte y esparcidas por Europa, una exposición de la Royal Academy ha conseguido reunirlas por primera vez en cuatro siglos.

Casi centenar y medio de lienzos con las firmas de Van Dycke, Rubens, Holbein o Tiziano, entre una larga nómina de maestros; de esculturas clásicas, exquisitas miniaturas y enormes tapices se exhiben en la galería de Piccadilly desde el próximo sábado, 27 de enero, hasta el 15 de abril bajo el título Carlos I, rey y coleccionista. Al monarca Estuardo le llevó menos de dos décadas —y un desorbitado dispendio que redundó en su impopularidad— amasar ese impresionante repertorio para su disfrute en dos de sus principales palacios londinenses, Saint James y Whitehall. Frente a a la fachada neoclásica de este último acabó decapitado por las huestes republicanas de Oliver Cromwell, cuyo Gobierno puso a subasta una colección integrada por 1.500 pinturas y medio millar de esculturas para sufragar las deudas del Estado contraídas por el rey.

Como resultado del especial interés mostrado en aquellas pujas por los emisarios de las cortes española y francesa, muchas de aquellas obras cuelgan hoy en el Museo del Prado de Madrid y el Louvre, además de en otras pinacotecas europeas. La política de préstamos entre instituciones ha permitirlo reunirlas junto a una importante selección de los fondos de la colección real inglesa para trazar el retrato de un rey y su obsesión por el arte.

El Carlos I de la historia política, convencido de sus inapelables derechos monárquicos y absolutistas, que se enfrentó al Parlamento y acabó perdiendo la partida, da paso en la muestra de la Royal Academy al coleccionista compulsivo que tuvo gran impacto en la apertura de los gustos artísticos de Inglaterra. Aunque criado en un ambiente muy proclive a la cultura, fue una visita a Madrid del entonces todavía príncipe de Gales —en busca de una entente política que no fructificó— la que le abrió el apetito por el arte. Tal fue la impresión que le causó contemplar la gran colección de pintura de los Austrias españoles.


 01_1516882963_811888

Retrato de Robert Cheseman (1533), de Hans Holbein el Joven. ROYAL ACADEMY


Mecenas

Desde su ascenso al trono, en 1625, se volcó como mecenas de los mejores artistas, tal y como destila la serie de cuadros encargada a Van Dyck, un pintor que transformó la historia del retrato. Y uno de sus grandes protagonistas fue este rey inglés, posando solo o con su familia, que retuvo al flamenco como pintor de la corte hasta la muerte de este, nueve años después, en 1641.
 
El encuentro con otro gran maestro de Amberes, Peter Paul Rubens, obedeció primero a la razón política: el pintor visitó Londres en calidad de emisario de los españoles para negociar un tratado de paz. Durante su estancia, presentó al soberano el mural Guerra y paz, que exhibe la muestra y que marcó el inicio de un diálogo artístico entre ambos. A Rubens le entusiasmaba la obra de Tiziano tanto como a Carlos I, y en sus palacios halló uno de los grandes alicientes de su estancia londinense, con la oportunidad de estudiar de cerca la extraordinaria colección real de arte del Renacimiento.

Las obras de Tiziano, de Veronese o de Correggio, los inmensos tapices inspirados en diseños de Rafael que acaparan hoy una de las salas de la Royal Academy o la diversidad de obras de otros genios de la pintura (incluido un velázquez) son un legado que el rey coleccionista quiso para sí, pero que la nación no pudo retener.

En su recorrido hacia el cadalso, un 30 de enero de 1649, Carlos I contempló por última vez la serie de telas sobre el techo del Banqueting Hall (palacio de Whitehall) pintada por Rubens bajo su encargo. Ese magnífico trabajo simboliza la ambición de promover y amasar arte por parte de un rey a quien el pintor flamenco llegó a describir como "el mejor aficionado a la pintura de entre todos los príncipes del mundo".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
La Fundación Barrié presenta en su sede de A Coruña la exposición organizada por el Victoria and Albert Museum de Londres.

Lugar: Fundación Barrié. Cantón Grande, 9 - 15003 A Coruña
 
Fechas: 1 de marzo – 23 de junio de 2019





Exposición: "Trazos maestros: dibujos holandeses y flamencos del Victoria and Albert Museum"
 
 

 00_1551172806_187820

A Coruña, 8 de enero de 2019. Rembrandt van Rijn, Peter Paul Rubens, Sir Anthony van Dyck y Brueghel el Viejo son algunos de los nombres que forman parte de la exposición “Trazos maestros: dibujos holandeses y flamencos del Victoria and Albert Museum” y que la Fundación Barrié acoge en su sede de A Coruña a partir del 1 de marzo. La muestra, comisariada por Louise Cooling, anterior comisaria adjunta del V&A, está compuesta por 90 obras de los siglos XVI al XIX pertenecientes a la colección de dibujos holandeses y flamencos de la Edad de Oro del Victoria and Albert Museum, una de las más destacadas y extensas de Gran Bretaña. Tras su presentación en Londres y su paso por Estados Unidos, la presentación en la Fundación Barrié es la primera en Europa, fuera del museo británico.


 rembrandt_estudio_del_actor_willem_ruyter_como_campesino_c_1634_8

Rembrandt - Estudio del actor Willem Ruyter como campesino, c. 1634-38
 
Con esta exposición, que coincide con la conmemoración del 350 aniversario de la muerte de Rembrandt y del 450 aniversario de la muerte de Pieter Brueghel el Viejo en 2019, la Fundación Barrié continúa acercando a Galicia obras de grandes maestros del arte nacional e internacional.
 
Durante el transcurso de la exposición, la Fundación Barrié organizará una serie de actividades complementarias, entre ellas talleres didácticos para centros de enseñanza, colectivos de diversidad funcional y familias.


 rubens_estudio_de_mujer_sedente_la_virgen_c_1606

Rubens - Estudio de mujer sedente (La Virgen), c. 1606


La exposición

La exposición se divide en 5 grandes apartados, ofreciendo así un recorrido por un periodo de extraordinaria prosperidad y producción artística: Pre-Edad de Oro; Religión y Mitología; Personas; Paisajes y Pos-Edad de Oro. Obras de referentes ineludibles en la historia del arte estarán acompañadas de ricas colecciones de otros artistas de menor renombre de la Edad de Oro, tales como Hans Bol y Jacob Jordaens, pero que demuestran la diversidad y duradera excelencia artística y técnica de los artistas holandeses del XVII.
 
La muestra incluye retratos, estudios de figuras, escenas de género, paisajes y estudios botánicos, además de diseños de vidrieras, tapices y grabados. Se agruparán los dibujos temática y cronológicamente para demostrar tanto los contrastes como las similitudes entre los estilos artísticos y las prácticas de los artistas que trabajaban en el norte y el sur de los Países Bajos en dicho periodo.


 atribuido_a_jan_brueghel_el_viejo_viajeros_en_una_carreta_al_borde_de_una_colina_con_bosque_a_la_derecha_c_1619

Atribuido a Jan Brueghel el Viejo - Viajeros en una carreta al borde de una colina con bosque a la derecha,c. 1619
 
La muestra comenzará con dibujos holandeses del siglo XVI, demostrando el desarrollo de temas de paisaje, género y religiosos del siglo anterior a la Edad de Oro. Entre las obras destacadas están los primeros paisajes de Hans Bol y Matthijs Cock, además de obras religiosas de Jan Swart van Groningen, Lambert Lombard y Pieter Coecke van Aelst.
 
Como parte de una selección de dibujos del XVII, se mostrará una importante colección de estudios de figuras formando parte central de la composición. También presentará estudios preparatorios del natural, dibujos de retratos y piezas de género, incluyendo un raro dibujo a acuarela de Jacob Savery. La muestra explora también cómo los artistas de la Edad de Oro del norte y el sur de los Países Bajos se relacionaban con el mundo natural por medio de paisajes, naturalezas muertas y estudios de flores. Se presentarán paisajes de los artistas flamencos Paul Bril y Jan Breughel el Viejo, así como pioneros de la tradición paisajística holandesa como Cornelis Vroom y Jan van Goyen, además de un importante paisaje tardío de Rembrandt.


 van_dyck_cristo_coronado_con_espina_antes_de_1621

Van Dyck - Cristo coronado con espina, antes de 1621
 
Una de las secciones de la exposición se dedicará a temas religiosos, mitológicos y alegóricos, entre los que  se incluyen dibujos de Rembrandt y Van Dyck, que representan los contrastes entre temas religiosos de la República Protestante de los Países Bajos y el sur de los mismos, de la Contrarreforma católica, en el siglo XVII. Entre las más destacadas se incluye el primer dibujo preparatorio de Van Dyck para la perdida Cristo coronado de espinas, anteriormente en el Kaiser Friedrich Museum de Berlín, pero destruido en la Segunda Guerra Mundial.
 
La exposición concluirá con una selección de dibujos de los siglos XVIII y XIX, que demuestran la influencia continua del arte de la Edad de Oro en los artistas activos en un periodo de cambio geográfico y político en el norte y el sur de los Países Bajos.
 
Trazos maestros: dibujos holandeses y flamencos sigue un estudio de 10 años realizado por Sir Christopher White, antiguo director del Ashmoleum Museum de Oxford y Jane Shoaf Turner, jefa del Rijksprentenkabinet de Ámsterdam, con el objetivo de catalogar y debatir cada una de las obras de la extensa colección de aproximadamente 700 dibujos holandeses y flamencos que abarcan un periodo de más de 400 años, explorando descubrimientos recientes y re-atribuciones.


Más info e imágenes: http://www.fundacionbarrie.org/pren...razos-maestros#
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
La condesa acusada de robar un ‘van dyck’ declara que era “horroroso”

Cristina Ordovás Gómez-Jordana se enfrenta a cuatro años de cárcel en el juicio por la presunta apropiación indebida de un cuadro del maestro flamenco



 00_1560254127_564058
 
Cristina Ordovás Gómez-Jordana llega este lunes a la Audiencia Provincial de Madrid. Jaime Villanueva

Hacia la mitad del juicio, la imputada puso a todos de acuerdo. “Nunca había pasado algo así”, coincidieron jueces y letrados. El móvil de la condesa Cristina Ordovás Gómez-Jordana había sonado durante largo rato, sin que pudiera detenerlo. “¡Apaga, no salgas!”, le ordenó su abogado. Demasiado tarde: la mujer, de más de 80 años, según se comentó en el juicio, se levantó y se marchó de la sala, justo en medio de la declaración de un testigo. “No la conozco, pero ya me lo imagino. Ahora se pone a hablar”, dijo resignada la presidenta del jurado. Y eso que el asunto, en la Audiencia Provincial de Madrid, era tremendamente serio: la aristócrata, viuda del conde Juan de Goyeneche, se enfrenta a entre tres y cuatro años de cárcel y a una indemnización de 165.000 euros por la presunta apropiación indebida del cuadro Anna Sofía, condesa de Carnarvon, atribuido al maestro flamenco Van Dyck (1599-1641). Tras cuatro horas en las que se habló de impagos y promesas rotas, de Andorra y de Liechtenstein, el caso quedó visto para sentencia.
 
Eso sí, las juezas deben desentrañar un enredo mayúsculo: más allá del prólogo, todo es niebla. En 2009, dos ingleses, John Gloyne y Noel Kelleway, adquirieron la obra, datada entre 1633 y 1641, en una subasta de Christie’s en Londres, por unos 40.000 euros. Con la colaboración de un español, Pedro Saorín, trasladaron el cuadro a Madrid, para venderlo en otra puja, en la casa Ansorena. Ya que nadie lo compró, lo guardaron en una tienda de antigüedades, a la espera de confirmar la autoría de Van Dyck y subir su precio.

En junio de 2014, Saorín dio con una compradora potencial: la condesa, a la que conocía desde hacía medio siglo. Así que el cuadro fue llevado a su casa, para que terminara de convencerse a pagar los 165.000 euros pactados. Lo que la mujer decidió, según el fiscal, fue quedarse tanto la obra como el dinero: “Es una apropiación indebida de libro”. Hartos de meses de evasivas, los ingleses la denunciaron. Frente a ello, el letrado defensor reconoce un posible incumplimiento contractual, pero nunca un delito penal, y pide la absolución.

En fase de instrucción, la condesa defendió que el cuadro le había sido sustraído durante una mudanza en 2015. Ante las juezas, añadió un segundo hurto, de un año anterior, en el que desapareció el van dyck: un empresario alemán, Gerard Wolf Mier, acudió a su casa para llevarse varias obras que enseñaría a un comprador en Marbella, autorizado por la propia condesa. En el monto de cuadros embalados, por lo visto, se coló Anna Sofía, condesa de Carnarvon.
La condesa, que calificó de “horroroso” el van dyck, se declaró víctima de estafa: “Tengo un defecto. Soy confiada y tonta. La gente ha cambiado y el dinero también”. La acusada implicó además a Saorín: dice que este la engañó en la negociación y se hizo pasar por dueño del cuadro. Según declaró la aristócrata, dos ingleses que ella desconocía empezaron meses después a enviarle un "bombardeo" de e-mails y reclamarle el dinero de la obra, así que ella intentó contactar de nuevo con Saorín para comprender lo ocurrido. Además, apuntó que su conocido le debía unos 320.000 euros y quería pedirle que pagara él a los ingleses. Sostiene que el artista se volatilizó.

Saorín lo negó todo, aunque sí admitió ante la jueza que el 30% del precio de venta iba destinado a él. Sin embargo, dijo que se desentendió de la operación del van dyck cuando empezó a olerle mal.

Para las acusaciones, el relato es muy distinto: nada más obtener el cuadro, la condesa lo vendió a Wolf Mier, junto con unas cuantas obras. Es decir, cuando contestaba a los correos de los ingleses, o se reunía con ellos en mayo de 2015 prometiéndoles por enésima vez el pago, con intereses, hacía ya meses que no tenía el van dyck. Dos exasesores de la condesa confirmaron un traslado de 33 cuadros a la sociedad del alemán en junio de 2014, y que ella les fichó para deshacer la operación. Lograron recuperar la mayoría de las obras, pero Wolf Mier sostuvo, al parecer, que era otro dañado por la condesa: adujo que le debía 600.000 euros, y por eso se quedó el van dyck.

El cuadro, según se supo en el juicio, se encuentra en Zúrich. Cuando la acusación particular preguntó si la condesa misma lo había vendido en Suiza, ella estalló: “¿Está usted loco o qué?”. La jueza intervino: “Esto es una sala de juicio, no una taberna”. La acusada pidió disculpas a todos. Desde luego, ahí estuvo muy noble.


La juez pone orden

Además de ordenar el caos que le relataban, la juez tuvo ayer trabajo en exceso. Prácticamente nadie —acusada, letrados y testigos— se salvó de sus reproches. “Si quiere contestar, conteste a lo que le preguntan. Si va a contar una historia que no tiene que ver, no responda. Nos ahorramos tiempo", le repitió hasta tres veces a la aristócrata. Al abogado de la acusación particular le invitó a plantear "cuestiones relevantes". Y al letrado defensor le espetó: "Si ya nos da usted mismo la respuesta, sería estupendo". Finalmente, cuando el relato empezó a abarcar también obras de Tiziano, Pollock, Rodin y otro van dyck, se dirigió a todos los presentes: "Les recuerdo que estamos aquí por un cuadro en concreto".


 000_1560254184_599006

Cuadro 'Anna Sofía, condesa de Carnarvon'. EL PAÍS



Reclamaciones previas

Cristina Ordovás, viuda de Juan de Goyeneche, ha estado siempre relacionada con el mundo del arte. Su suegro, el conde de Guaqui, poseía una gran colección. En el pasado, la aristócrata ya había tenido alguna reclamación por parte de personas para las que había trabajado.

En noviembre de 1992, su marido, el conde de Ruiz de Castilla, resultó herido grave por un paquete bomba enviado desde Barcelona a su casa de Madrid por correo ordinario. El atentado se produjo en el número 19 de la calle del Marqués de Cubas, próxima al Congreso. El aristócrata era yerno del general Manuel Ordovás, que presidió el consejo de guerra de Burgos, y hermano de Alfredo Goyeneche, presidente del Comité Olímpico Español, y amigo del rey Juan Carlos.

La encargada de hacerle la mudanza a la condesa en 2015, Inés García Cruz, también la acusa de impago, como reiteró ayer en el juicio por el van dyck. De hecho, todavía no devolvió a la aristócrata sus pertenencias, que conserva en un almacén a la espera de que esta salde su deuda. Cristina Ordovás, en cambio, defiende que sí pagó y que, pese a ello, García Cruz se lo robó todo. La condesa presentó incluso una denuncia, que fue archivada.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: VAN DYCK, Anton 
 
Condenada a dos años de cárcel la condesa que robó un ‘van dyck’

La aristócrata Cristina Ordovás deberá indemnizar con 165.000 euros a los ingleses a los que pertenece el cuadro 'Anna Sofía, condesa de Carnarvon'



 000_1561374370_536068

Detalle de la obra Anthony van Dyck titulada 'Anna Sofia, condesa de Carnarvon'.

Un par de veces, durante el juicio, el abogado defensor se echó las manos a la cabeza. Tal vez el lenguaje corporal delatara así la preocupación del letrado por la posición de su clienta, que intuía muy complicada. Lo cierto es que sus temores eran fundados: la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a dos años de cárcel a Cristina Ordovás Gómez-Jordana, condesa de Ruiz de Castilla, por haberse apropiado indebidamente del cuadro Anna Sofía, condesa de Carnarvon, del maestro flamenco Anton Van Dyck. La aristócrata también deberá indemnizar a los propietarios de la obra —dos británicos que autorizaron la entrega del cuadro a Ordovás para que decidiera si quería comprarlo y jamás volvieron a ver ni la pieza ni el van dyck ni el dinero— por 165.000 euros, el valor concordado en esa transacción fallida que originó la demanda y el juicio. La acusación particular y el fiscal exigían respectivamente tres y cuatro años de prisión. La defensa negaba cualquier delito penal, aunque admitía que la condesa pudo incurrir en una falta administrativa.

La sala del tribunal ha considerado probado que, en junio de 2014, la aristócrata recibió la obra de sus dueños porque había mostrado interés en ella y podía comprarla. Sin embargo, se apropió del cuadro, lo incorporó a su patrimonio "de forma casi inmediata" y nunca abonó los 165.000 euros que había acordado pagarles. Ordovás, que se enfrentaba a una petición del fiscal de cuatro años de prisión, declaró en el juicio que había recibido el cuadro porque tenía pensado comprarlo, aunque le pareció "muy feo". Sin embargo, unas semanas después el van dyck fue recogido por un conocido suyo alemán, que se lo llevó a Marbella y posteriormente a Londres sin su permiso. "Me hizo una faena", aseguró la aristócrata. En ese momento, según su relato, asumió que "el robo era responsabilidad" suya y esperó para pagar el importe del cuadro cuando recibiera el cobro de una deuda, si bien el dinero de la obra nunca llegó a sus legítimos dueños.

En la sentencia, el tribunal apunta que, a partir de las declaraciones de los testigos, "resulta acreditado que la acusada recibió el cuadro, cuya elaboración aparece datada entre los años 1633 y 1641, para tenerlo en su domicilio" y valorar si lo adquiría, "y pese a ello lo entregó a terceras personas, sin haber abonado su precio a sus legítimos propietarios". La Audiencia Provincial de Madrid considera probado que Ordovás participó junto a su conocido alemán en una sociedad domiciliada en Liechtenstein y esa operación le dejó una factura de 600.000 euros. Al no tener liquidez para pagarla, sus asesores fiscales le pidieron permiso para aportar el van dyck —entre otros cuadros— a dicha sociedad y ella aceptó.

Puesto que la aristócrata dispuso del cuadro como si fuera de su propiedad, dice la sentencia, "se ha imposibilitado a sus dueños recuperar la obra", de la que tampoco han recibido pago alguno. Por ello, la sala sostiene que Ordovás ha sido la autora material de un delito de apropiación indebida de un objeto perteneciente al patrimonio histórico, artístico y cultural cuyo valor supera los 50.000 euros y, además de las penas ya citadas, le impone una multa de 3.240 euros.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario