Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Los Guerreros De Xian O Los Guerreros De Terracota
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Los Guerreros De Xian O Los Guerreros De Terracota 
 
Los Guerreros de terracota



 04_1554391317_349363

Los Guerreros de terracota, también conocidos como los guerreros de Xian  son un conjunto de más de 8000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real, que fueron enterradas cerca del autoproclamado primer emperador de China de la Dinastía Qin, Qin Shi Huang, en 210-209 a. C.

Se encuentran dentro del Mausoleo de Qin Shi Huang. Fueron descubiertos durante unas obras para un abastecimiento de agua, en marzo de 1974 cerca de Xi'an (provincia de Shaanxi, República Popular China). Desde el año 1987 están considerados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.


 05_1554391444_375626

Columna de soldados del Mausoleo de Qin Shi Huang.

Enterrando estas estatuas se creía que el emperador seguiría teniendo tropas bajo su mando. El ejército de terracota fue enterrado en formación de batalla en tres fosos, un kilómetro y medio al este de la tumba del emperador, que a su vez dista 33 km al este de Xi'an. Los tres fosos tienen entre 4 y 8 metros de profundidad. Han sido excavados y se ha construido un hangar en las ruinas, llamado Museo del Ejército de Guerreros.


 06_1554391503_250224

Carro de bronce del emperador.



Descubrimiento

El primer foso fue descubierto en 1974 de forma casual. En esa zona se habían encontrado ya algunos restos, a los que no se les había dado demasiada importancia, hasta que la noticia del hallazgo del nuevo foso llegó a oídos de un arqueólogo que inició la excavación. La fosa se abrió al público en 1979.


 07_1554391596_257327

La cara de cada soldado es única.


 12_1554391926_161903

Cabeza de un soldado.

En 1980, se descubrieron dos carros de bronce pintados. Cada uno de estos carros está formado por más de 3000 piezas. Los cuatro caballos de cada carro están guiados por un conductor imperial. Según algunos estudios, el primero de estos carros serviría para allanar el camino del séquito del emperador, mientras que el segundo sería el carro en el que el monarca dormía. Los carros, a la mitad aproximada del tamaño real, tenían incrustaciones de plata y oro.


 08_1554391649_805605

Guerrero arrodillado.


 11_1554391882_995870

Cabeza de un arquero para ver el detalle de su pelo y su peinado.

En 2009, se descubrieron más guerreros sin barba, lo que muestra que eran jóvenes. Se estima que de unos 17 años, lo que indica que por aquel entonces también se reclutaban menores en el ejército. O seguramente estos jóvenes de 17 años eran ingresados en el entrenamiento por ser hijos de generales y para que llegasen a grados militares, no ingresaban en el ejército hasta llegar a cumplir los 18 años de edad.


 09_1554391694_653467

Originalmente estuvieron policromados. Vea el detalle de las suelas del zapato.


 13_1554392049_744334

Reconstitución de la policromía original

En 2010 los descubridores y excavadores oficiales -la arqueóloga Xu Weihong y su equipo, exclusivamente- recibieron el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.


 10_1554391785_316002

Un caballo y dos soldados.



Descripción


 15_1554392145_820795

El foso tiene una superficie de 200 metros por 50 metros y contiene más de 7500 guerreros, algunos de ellos aún por desenterrar. Las figuras son a tamaño natural: miden 1,80 metros de altura y están equipados con armaduras fabricadas también con terracota. Cada una de estas figuras tiene rasgos y características diferentes: bigotes, peinados, jóvenes, viejos, rasgos de etnias diferentes. Las cabezas y las manos se moldeaban aparte y luego se añadían a los cuerpos. Los uniformes reflejan también los rangos militares a los que pertenecen. Cada soldado llevaba un arma: arcos, lanzas, espadas, etc.


 14_1554392167_449726

Tras la caída de la dinastía Qin, los campesinos saquearon la tumba y robaron estas armas. Las figuras son de colores vivos y brillantes, pero este color se pierde apenas a las cinco horas de exposición al aire, debido a la oxidación. Se está buscando una técnica que permita mantener los colores originales; por el momento, se ha pospuesto la excavación de nuevos guerreros.


 16_1554392225_372980

La segunda fosa abierta al público contiene 69 figuras y es conocida como “la fosa de los generales”. Se cree que representa al Estado Mayor del ejército. También son visibles las figuras de cuatro caballos. La última fosa contiene unos 1000 guerreros, muchos de ellos sin restaurar.


Fuente: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 04 Abril 2019, 17:10; editado 2 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Los Guerreros De Xian O Guerreros De Terracota 
 
Un español entre los guerreros de Xian

El arqueólogo Marcos Martinón-Torres investiga la composición de los soldados de terracota para extraer nuevos secretos



 17_1554392483_599775

Marcos Martinón-Torres, junto a los guerrreros. M. V. L.

¿Fueron los artesanos de Xian, los fabricantes de los famosos guerreros de terracota hace 2.200 años, pioneros en el arte de conservación de armas blancas? Este es uno de los grandes secretos que guardan aún las imponentes estatuas desde que fueron descubiertas en los años setenta, los guardianes en la eternidad del primer emperador chino, Qin Shihuang. Y es el misterio que el arqueólogo español Marcos Martinón-Torres (Orense, 1977) y el equipo que codirige esperan desvelar en los próximos meses.

Las armas encontradas junto a esos gigantes de arcilla son reales y letales. Las lanzas, espadas y puntas de flecha aún pueden cortar si se las toca sin cuidado. Un estado de conservación que ha chocado a los expertos desde el primer momento, y que aún no ha sido posible explicar con certeza.

“Los bronces prehistóricos tienen ese color verdoso de la corrosión, están porosos… Sin embargo, aquí la mayoría de las armas (lanzas, espadas y puntas de flecha) todavía brillan, todavía están afiladas” como si no hubieran pasado dos milenios por ellas, explica Martinón-Torres en una visita de estudio a las excavaciones en Xian. Como catedrático del Instituto de Arqueología del University College de Londres, codirige un proyecto de colaboración interdisciplinar con el museo del mausoleo y lleva más de una década estudiando estos guerreros.

El uso de cromo para evitar la corrosión es algo que se descubrió en Occidente en los años veinte del siglo pasado. Pero para sorpresa de los arqueólogos, los análisis iniciales inmediatamente después del descubrimiento, luego confirmados, mostraron la presencia de cromo en las hojas de esas armas.

“El tratamiento con cromo para prevenir la corrosión es un proceso que se hace en la actualidad. Es un proceso que se creía haber descubierto en los años veinte y que quizá los artesanos chinos ya realizaban sobre sus armas” con siglos de adelanto, explica el experto español. Tras un intenso trabajo, adelanta, “estamos a punto de concluir si esto es así, verificar si hay cromo, si ese cromo es deliberado y si ese es el motivo por el cual las armas están tan bien conservadas. En los próximos meses esperamos tener una respuesta un poco más definitiva y que nos permita resolver ese misterio”.

Será un nuevo avance en una cadena de hallazgos relacionados con los guerreros que no parece tener fin. “Siempre hay cosas nuevas”, explica Martinón-Torres, “objetos nuevos y descubrimientos que no nos esperábamos”.

Es una opinión que comparte Shen Maosheng, el director general de las excavaciones, que cita entre sus hallazgos predilectos “una matriz para producir botones”. “Es muy pequeña y no está hecha de oro ni de plata, pero para nosotros es un objeto muy importante”.

El equipo ya había logrado notables descubrimientos. Pudo determinar que, en lugar de una enorme cadena de montaje, los miles de guerreros se fabricaron en numerosas unidades de producción, pequeños talleres, en diferentes emplazamientos. Cada taller confeccionaba cada elemento de la escultura -piernas, cuerpo, cabeza-, que personalizaba mediante sellos de marca, cambios en la expresión facial o el peinado. Cada estatua es diferente de las demás.

Algunos expertos han conjeturado con la posibilidad de que hubiera influencia griega en estas esculturas. Un grupo de acróbatas muestra una musculatura que puede evocar un estilo helenístico. “El que haya influencias entre el este y el oeste no debería de sorprendernos… lo raro sería que no las hubiese”, matiza el experto orensano, dado que el mundo griego tras Alejandro Magno llegaba a lo que hoy son partes de India o China. Es posible, concede, que algún artesano de territorios helenísticos llegara a Xian. “Pero no podemos caricaturizar la historia y pensar que vino un artesano de Atenas. Aquí hay muchos elementos de la tecnología y la artesanía que son claramente locales”, puntualiza.

  Estamos a punto de concluir si esto es así, verificar si hay cromo, si ese cromo es deliberado y si ese es el motivo por el cual las armas están tan bien conservadas"

Hasta el momento, se han localizado más de 7.000 guerreros, de los que se han excavado apenas unos 1.500, y decenas de caballos. Pero el potencial es enorme. El terreno del mausoleo es de unos 100 kilómetros cuadrados -más de 70 veces el jardín del Retiro-, explica Martinón-Torres, de los que solo se han excavado unos 400 metros cuadrados, una ínfima parte. Las fuentes históricas hablan de un ejército de un millón de soldados. Shen calcula que hay “unas 180 fosas”, y quizás cerca de 8.000 estatuas de caballos.

Y es posible que haya figuras de otro tipo. El túmulo principal, donde se encuentra la tumba del Emperador Amarillo, oculta bajo tierra una pirámide de 51 metros de altura. Dentro de ella, a su vez, los expertos han podido determinar la existencia de muros, y quizá unos canales, aunque sin la posibilidad de excavar -está prohibido por temor a arruinar los posibles hallazgos- es imposible determinar exactamente qué hay ahí dentro.

El historiador Sima Qian apuntaba, ya un siglo después, que la tumba contenía gemas maravillosas e incluso ríos de mercurio en perpetuo movimiento. Los análisis arrojan una alta concentración de este elemento, algo que echa a volar la imaginación. “Es sugerente”, admite Martinón-Torres, aunque llama al escepticismo. “También tienes mercurio en el cinabrio, que es el pigmento rojo que en la China del periodo se utilizaba para pintar muchas cosas”.


El enigma fundamental

El más fundamental de los enigmas aún está también por resolver: ¿por qué el emperador se hizo enterrar con semejante ejército de cerámica? “Anteriormente, lo normal era que los personajes se enterraran con toda su cohorte de concubinas, esclavos, soldados… que eran enterrados con su amo para servirle en el más allá. Aquí empieza a verse una transición en la que reemplazan a esas personas por representaciones", explica el arqueólogo español. "Quizás", apunta, "tras una era muy belicosa ya se habían perdido demasiadas vidas en batalla".

Para que haya esas sustituciones, puntualiza, también debe haber una transformación en el aspecto religioso: “Si tú enterrabas a las personas reales con la expectativa de que en el más allá resucitarían y te servirían en la vida de ultratumba, algo tiene que cambiar en las concepciones religiosas para que de repente sea aceptable enterrar a un señor de cerámica y esperar que ese señor de cerámica también te esté defendiendo para que tú disfrutes del más allá”, opina


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 04 Abril 2019, 18:30; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Los Guerreros De Xian O Guerreros De Terracota 
 
El monumental mausoleo de los guerreros de Xian

En 1974, un campesino descubrió por casualidad el primero de los ocho mil soldados que custodiaban la tumba del primer emperador de China



 18_1554393214_877770

El ejército de terracota. La vista panorámica de la fosa número 1 de Xian permite apreciar en toda su magnitud el ejército de terracota de Qin Shihuang Di, el primer emperador de China.


El monumental mausoleo de los guerreros de Xian

Entre la ladera del monte Li y el río Wei, en la provincia china de Shaanxi, un túmulo con forma de pirámide se eleva más de 40 metros sobre la planicie. Bajo su cúspide, hoy hundida, un palacio subterráneo alberga los restos de uno de los personajes más fascinantes de la historia de China: Zhao Zheng, rey de Qin y primer unificador de China, al que conocemos como Qin Shihuang di, "el primer emperador" (259-210 a.C.).

Según el antiguo historiador chino Sima Qian, el mausoleo era de tal magnitud que en el techo se reprodujo la cúpula celestial. Debajo, los artesanos del imperio se esforzaron en construir un modelo de la tierra que conocían para que su emperador tuviera un lugar donde gobernar en el Más Allá. Usando mercurio reprodujeron los grandes ríos de China, y el océano en el que desembocan.

A principios del siglo XX circulaban historias sobre descubrimientos en la zona, protagonizadas por agricultores que excavaban en busca de agua, aunque su veracidad no es fácil de contrastar. Se contaba, por ejemplo, que un agricultor ya había alcanzado el nivel freático y el agua empezaba a llenar su pozo cuando su pala chocó con algo duro. El agua empezó a desaparecer y dejó al descubierto la cara impasible de un soldado de terracota. Asustado, volvió a enterrar la cabeza y se marchó del lugar despavorido. Otro campesino recordaba cómo su padre había descubierto antaño una escultura semejante, y ante el temor de que fuera un espíritu maligno, sacó la figura de terracota, la colgó de un árbol y la apaleó para alejar al espíritu. Pero la convulsa situación política de China en la primera mitad del siglo XX impidió comprobar si aquellas apariciones tenían interés arqueológico.


21_1554393047_725322

Soldados de terracota. El estudio de los nuevos descubrimientos. Inclinado sobre un montón de piezas halladas recientemente, Yang Jingyi termina de quitarles el barro antes de proceder a la restauración. Conforme las excavaciones se acercan al centro del túmulo funerario, los arqueólogos esperan nuevas revelaciones acerca de la historia del ejército de terracota.


A golpe de pala

El gran descubrimiento se produjo en 1974. Aquel año la región de Shaanxi estaba sufriendo una de sus peores sequías, y los campesinos, desesperados por encontrar agua, habían empezado a excavar pozos más profundos de lo habitual. Uno de estos agricultores, Yang Zhifa, salió con sus hermanos un día para buscar agua. El pozo que estaban perforando tenía ya más de cuatro metros de profundidad cuando la pala de Yang dejó a la vista una forma circular. Pensando que se había topado con algún cuenco antiguo, excavó con cuidado alrededor de la cerámica hasta dejar al descubierto el cuello de una escultura de terracota. Acababa de despertar a los guerreros de Xian.

Los improvisados arqueólogos siguieron cavando alrededor de la figura hasta que dieron con un suelo de ladrillo. Sospechando que habían hecho un hallazgo singular, informaron a las autoridades y de inmediato la zona se llenó de arqueólogos e historiadores. Su sorpresa fue grande. El hallazgo se había producido a más de un kilómetro de distancia del túmulo del primer emperador, lo que indicaba que su tumba era mucho mayor de lo que se suponía. Pero, sobre todo, los textos literarios de la Antigüedad no hacían ninguna referencia a la presencia de esculturas en la tumba; en cambio, lo que estaba apareciendo a la vista de los arqueólogos chinos eran literalmente millares de figuras, que reproducían el ejército con el que Zhao Zheng consiguió unificar China bajo su mandato en el año 221 a.C.


 19_1554393305_562855

El colorido original de las figuras . La escultura de un general reproducida junto a estas líneas conservaba restos de pintura que permitieron determinar sus colores originales. La pintura se aplicaba con base de huevo sobre dos capas de laca. Al desenterrar las figuras, la laca seca se desconchaba, llevándose la pintura con ella.

Hasta el momento han aparecido en Xian más de 8.000 soldados de tamaño ligeramente superior al natural, uniformados de acuerdo con su rango, vistiendo armadura y pintados de colores brillantes. Aunque sea difícil de creer, no hay dos caras iguales entre los guerreros de Xian. La fosa número 1 contiene un ejército en formación de ataque con 6.000 figuras de caballos y soldados. Una compañía de 204 soldados de infantería armados con ballestas y arcos forma la vanguardia del ejército, seguida de treinta líneas de carros alternados con más infantes. En los flancos hay dos líneas de soldados mirando hacia fuera.

La fosa número 2, situada veinte metros al norte de la fosa 1, contiene 1.400 arqueros, soldados de infantería y carros. La formación de este otro grupo militar es más compleja y refleja una mayor variedad de tropas y auxiliares, incluyendo arqueros, lanceros, soldados de caballería, carros y dos comandantes: uno en la última fila de la vanguardia, y el otro sobre un carro de combate, tras los carros y la infantería.

En la fosa número 3 se ha localizado el punto donde debía de estar situado el comandante en jefe, junto con 86 soldados, la gran mayoría oficiales. La estatua del comandante no se ha encontrado, aunque los arqueólogos creen que su ausencia está relacionada con un túmulo cercano que podría albergar la tumba del general o su efigie en terracota.


 20_1554393618_539740

El mayor peligro. Durante las primeras excavaciones, los arqueólogos veían impotentes cómo los pigmentos de las estatuas se desintegraban al contacto con el aire. Ahora, las piezas con más trazos de color se trasladan a un laboratorio en el mismo yacimiento donde nuevas técnicas permiten conservar los pigmentos originales.


El saqueo de la tumba


 23_1554393983_479261

Entre el material recuperado se han encontrado espadas sin oxidar, gracias a la capa de cromo con la que fueron recubiertas, y todavía afiladas. También se han hallado mecanismos de ballestas automáticas y puntas de flechas con medidas estandarizadas que sugieren un sistema complejo de manufactura. Sin embargo, durante las excavaciones se puso de manifiesto que los soldados de terracota habían sido desprovistos de sus armas, y muchos habían sido destruidos. La historiografía china cuenta que, tras la muerte del emperador, acontecieron numerosas revueltas. Durante una de ellas, dirigida por el general Xiang Yu, del reino de Chu, los rebeldes entraron en la tumba, la saquearon y quemaron en su huida las estructuras de madera que cubrían el recinto. Los restos calcinados fueron quedando paulatinamente cubiertos por tierra y vegetación, y así quedó sellado el destino de los guerreros de Xian.


 22_1554394079_777352

Museo de guerreros y caballos de terracota.



Publicado el 12 de diciembre de 2017
nationalgeographic.com.es
Mel Longhurst / Getty Images
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Los Guerreros De Xian O Los Guerreros De Terracota 
 
El secreto de las armas de los guerreros de Xian estaba en la tierra

La excepcional conservación del bronce de espadas y lanzas se debe a las propiedades del suelo y no a un tratamiento anticorrosivo



 000_1554390731_880737

Ver vídeo. Vista lateral de la sala 1 del mausoleo del emperador Qin Shi Huang. XIA JUXIAN / VÍDEO: EPV

Después de pasar casi 2.200 años enterradas, muchas de las espadas, lanzas y flechas del ejército de terracota de Xian aún estaban afiladas cuando las desenterraron. La idea dominante sobre su excepcional estado de conservación era que los que artesanos que moldearon a los guerreros usaron una milenaria fórmula anticorrosión ya perdida basada en el cromo, una técnica que no sería redescubierta hasta el siglo XX. Sin embargo, un estudio muestra ahora que la presencia de este metal es accidental y apunta al manto protector de la tierra.

Descubiertos en los años setenta del siglo pasado, los guerreros de Xian son una imponente colección de soldados de arcilla y a tamaño real. Se cree que hay unas 8.000 figuras entre caballeros, arqueros, alabarderos, ballesteros y decenas de caballos, cada uno con un rostro diferente y cada uno portando sus armas de bronce. Las mandó hacer el primer emperador chino de la dinastía Quin, Qin Shihuang, para que le acompañaran en el más allá una vez muriera, en 210 antes de esta era.

Una de las primeras cosas que maravilló a los arqueólogos fue el buen estado de muchas de las armas, algunas de las cuales conservaban su aspecto original, aún con las marcas de su pulido y afilado. Estudios realizados en los años ochenta apuntaron una posible explicación: los artesanos Qin pudieron aplicar un tratamiento contra la corrosión al bronce. Se basaron en la presencia de cromo en diversas partes de algunas de las muestras. El problema de esta idea es que el recubrimiento por conversión, la supuesta técnica usada, no se patentó hasta el siglo XX. ¿Acaso usaron una fórmula milenaria que se perdió en el tiempo?

  Estudios realizados en los ochenta del siglo pasado hallaron cromo en varias armas del ejército de terracota

La realidad parece ser otra pero igual de fascinante. Un grupo de investigadores, entre ellos el arqueólogo español Marcos Martinón Torres, han analizado buena parte del armamento de los guerreros de Xian, realizando experimentos de envejecimiento acelerado del bronce y replicando en el laboratorio el supuesto tratamiento antióxido. Tanto los resultados del trabajo, publicados en Scientific Reports, como el camino hasta llegar a ellos superan a cualquiera de las series CSI y son todo un homenaje a la ciencia.

Usando técnicas no invasivas, como la fluorescencia de rayos X (XRF, siglas en inglés), midieron la presencia de cromo en casi 500 armas. Solo lo hallaron en 37 de ellas, el 8% de las analizadas. Además, la distribución del metal no es uniforme, como podría esperarse de un recubrimiento. Pero es que las mayores concentraciones se producen en las empuñaduras de lanzas y espadas y el mango de las ballestas mientras que apenas hay cromo en los pernos de los gatillos y puntas de flechas y ni rastro en hojas de espadas, lanzas y alabardas, que están en entre lo mejor conservado.


 02_1554390110_565192

Varios guerreros de terracota, en Xian. Getty Images

Estudios anteriores habían comprobado que la creación del ejército de terracota fue obra de muchos pequeños talleres que trabajaron de forma independiente. Cabía la posibilidad de que solo alguno de ellos conociera la mágica fórmula del cromo. Sin embargo, el nuevo trabajo no encuentra ningún patrón espacial y la presencia de cromo en las armas de la sala 1 del mausoleo es aleatoria.
"El cromo presente en el bronce no fue puesto ahí de forma deliberada", dice Martinón Torres, ahora catedrático de arqueología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y coautor del estudio, que concluyó mientras estaba en la University College de Londres (UCL), dentro de un proyecto de cooperación de la UCL con el Museo del Ejército de Terracota de China. "Pero seguía en el aire la cuestión de si el cromo ayudó a esquivar la corrosión, aunque fuera de forma accidental", añade.

Para comprobarlo, usaron una cámara climática como máquina del tiempo. Sometieron muestras de bronce a condiciones extremas de temperatura y humedad durante cuatro meses seguidos para simular el envejecimiento del bronce. "No conseguimos corroer las muestras, ni las de bronce sin tratar ni las tratadas con cromado enterradas en tierra traída del mausoleo, ni añadiendo cromo al suelo", comenta el arqueólogo orensano. Pero sí observaron un deterioro en las que enterraron en suelos británicos. "Eso nos llevó a pensar que había algo en el suelo que debíamos explicar", completa.

  Un suelo con pH alto, pocos componentes orgánicos y un grano pequeño que dificulta la filtración de agua y aire pudo proteger las armas todo este tiempo


 00_1554390491_650410

Detalle de una de las espadas, con la guarda con el verde característico de la corrosión del bronce mientras la hoja está limpia y aún afilada. Zhao Zhen Terracotta Army Museum/UCL

¿Qué tiene de especial este suelo? "Es un suelo particular pero no específico de la fosa de los guerreros de terracota", aclara Martinón Torres. Toda la región, al nordeste de China, forma parte de la meseta de Loees, caracterizada por un suelo conformado por la acción del viento. "Suele tener un grano muy fino y un contenido de material orgánico muy bajo, lo que hace que no se formen ácidos organicos, los elementos que más corroen los metales de los yacimientos arqueológicos", explica el científico de Cambridge. Con un pH relativamente alto y un grano que dificulta la filtración de agua y aire, los procesos de oxidación se ven dificultados. "Eso es lo que sucede en la fosa de los guerreros, pero también en otros yacimientos de la región donde el bronce recuperado tiene un estado de conservación muy bueno", concluye.

"Más que determinarlas, las condiciones del suelo influyen en la posibilidades de conservación", acota el experto en suelos Mark Kibblewhite, no relacionado con el estudio. "Cuando el suelo es alcalino y seco es más probable una mejor preservación de los metales pero no está asegurada, ya que hay que considerar otros factores, como la naturaleza concreta y las condiciones de partida del artefacto", añade este experto, profesor emérito en ciencias del suelo de la Universidad de Cranfield (Reino Unido).

Uno de esos factores extra podría ser la composición del bronce. Formado de una aleación de cobre y estaño, los metalúrgicos podían aumentar la porción de este para dar más dureza a las armas. "La elevada presencia de estaño en el bronce, la técnica de templado y la particular naturaleza del suelo explican de alguna manera su notable conservación, pero aún no es descartable que la dinastía Qin desarrollara un misterioso proceso tecnológico que requerirá de más investigaciones", comenta en una nota el investigador de la UCL y el Mausoleo del Emperador Qin Shihuang y coautor del estudio, Xiuzhen Li.

Quedaba por saber de dónde viene el cromo. Las armas se hicieron en bronce, una aleación de cobre y estaño en la que no pinta nada el cromo. El estudio detallado del armamento muestra una particular concentración de cromo en mangos y empuñaduras y en aquellas partes del arma que debieron estar en contacto con a vainas, aljabas (para guardar las flechas), la madera de estas y las alabardas... es decir, elementos orgánicos como la madera y el bambú que desaparecieron consumidos por el tiempo. La idea por la que apuestan los autores es que estos materiales fueron tratados con una sustancia que contenía cromo y la sustancia pudo ser la laca.


 03_1554390042_424295

Los guerreros de terracota de Xi’an, en la provincia china de Shanxi. / Ariunbold Purev (Getty)

Los guerreros de Xian analizados muestran rastros de que fueron lacados antes de pintarlos, quizá en un intento de preservarlos mejor. Lo mismo pudieron hacer con vainas y otros elementos. El estudio de esta laca muestra que tiene una significativa cantidad de cromo. Pero la savia del árbol de la laca no contiene este metal de forma natural así que vuelven las preguntas. ¿Cómo llegó el cromo a la laca? "Es una pregunta que aún tenemos que responder. Fue un descubrimiento inesperado. Después de buscar el cromo en los propios metales, en el suelo, en los pigmentos, en las cerámicas, finalmente, lo encontramos en la laca", recuerda el arqueólogo español. Así que esta vez si debió ser deliberadamente puesto ahí. Falta saber para qué.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario