Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Inauguración Del Museo Louvre De Abu Dhabi
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Inauguración Del Museo Louvre De Abu Dhabi 
 
Jean Nouvel atraviesa el desierto

El arquitecto francés inaugura este miércoles su Louvre Abu Dhabi, catedral del arte en los Emiratos Árabes Unidos, donde reinterpreta elementos tradicionales de la cultura islámica



 00_1510046368_946673
 
Vista del Louvre Abu Dhabi. MOHAMED SOMJI

En esta realidad alternativa, las plantas y los cactus californianos habrían teñido su fachada de cristal de un verde incandescente. En el 10000 de Santa Monica Boulevard, en la frontera oeste de Beverly Hills, debería hacer lucido un imponente rascacielos de 45 plantas, anunciado en 2008 como el último proyecto de quien entonces parecía el arquitecto del momento. Jean Nouvel (Fumel, Francia, 1945) se acababa de alzar, en marzo de aquel año, con el Premio Pritzker, máxima recompensa existente para un arquitecto vivo. Su agenda rebosaba de proyectos en todo el mundo occidental. Hasta que la llegada de la crisis de las subprimes, solo seis meses después, dejó en suspenso todos sus plantes de futuro. “Fui el primer arquitecto que se enteró”, recuerda esta esfinge de look budista y grueso acento del suroeste francés en un despacho acristalado de su agencia parisiense. Si tuvo ese privilegio fue porque, una tarde de septiembre de 2008, le llamaron para anunciarle el hundimiento de Lehman Brothers, de quienes dependían las finanzas de la promotora de su torre verde. Entendió de inmediato que su edificio no vería la luz, pero también que la economía de medio mundo iba a dar un vuelco drástico.


 02_1510046593_798577

También su carrera vivió algo parecido a un terremoto. Mientras el centro económico del mundo se desplazaba hacia la antigua Ruta de la Seda, también lo hizo el propio Nouvel. De contar con un 40% de encargos en España, pasó a trabajar en las economías antiguamente conocidas como emergentes y en otras que ya llevaban tiempo consolidadas, como China, Qatar o los Emiratos Árabes Unidos. “La crisis me llevó a trabajar en países donde puede que nunca hubiera trabajado”, reconoce. El primer resultado visible de esta década de deslocalización geográfica llega con el Louvre Abu Dhabi, museo universal de las civilizaciones que inaugurará el próximo miércoles el presidente francés, Emmanuel Macron, en la capital de los Emiratos Árabes Unidos. Dentro de una semana quedará abierto al público, dejando a la vista una colección de 600 obras pertenecientes a todas las culturas del planeta, que se expondrán usando un método comparativo. El objetivo no es solo atraer a miles de nuevos visitantes hacia este opulento rincón del golfo Pérsico, sino también abrir un diálogo intercultural que provoque otro tipo de efectos. “En el contexto político actual, tiene su importancia defender que no existe una verdad única y que cada civilización merece un respeto”, sostiene Nouvel. También aspira a que el nuevo Louvre sea algo más que un lugar donde ver arte. “En el siglo XXI, un museo no puede ser una caja cerrada con llave. Me inspiro en el concepto griego del ágora, entendido como un lugar donde se produce un intercambio de ideas”, añade.


 03_1510046612_143105

Pese a todo, en esta nueva calibración del mapamundi del arte, el arquitecto se niega a interpretar el papel del embajador de la vieja ­Europa. “Mi filosofía es contextual. Este museo es indisociable del lugar donde ha sido construido. Aspira a pertenecer a un país, a una geografía y a una historia determinados, pero sin ser una traducción llana de su herencia cultural”, responde. Este Louvre del Golfo parece responder, más bien, a una adaptación libre de esa misma tradición. Su elemento más distintivo es una cúpula gigantesca, de 180 metros de diámetro, que poco tiene que ver con las que abundan de Marraquech a Samarcanda. Está formada por un hojaldre de ocho capas superpuestas, que componen innumerables arabescos que logran filtrar la luz solar y proyectarla sobre una medina algo sobredimensionada, formada por 55 edificios de tonos pálidos. “La gran arquitectura árabe siempre es geometría y luz. Busqué una singularidad respecto a esa herencia. Recordé la luz de los zocos y el sol filtrado por los palmerales, que dibuja manchas sobre la arena del desierto”, explica Nouvel, evocando sus viajes de juventud por Egipto y el Magreb. “Hace años que me opongo a una arquitectura clonada y homogeneizada, que no aspira a echar raíces en el lugar que la acoge. Para mí, eso es la muerte de la civilización”. Sigue calificando a Mies van der Rohe como “un héroe”, aunque la idea de que sus edificios fueran “generalizables” le parece “incorrecta”. Tampoco la tentación de Le Corbusier de hacer tabula rasa con la historia le parece que funcione: “Nunca se puede echar toda la historia en la basura. Aunque en el presente no nos situamos en la historia, sino en lo real. Cuando uno construye un edificio, es hic et nunc. Aquí y ahora”.


 01_1510046348_675974
 
Jean Nouvel. GUILLAUME LAPIERRE

Nouvel ha encontrado otras soluciones al reto de reinterpretar la arquitectura de tradición islámica, si comparamos el nuevo Louvre con el Instituto del Mundo Árabe, su primer edificio a la orilla del Sena, hace ya 30 años, cuyas celosías mecánicas ya anunciaban su obsesión por la filtración de la luz, una constante en su carrera. Aun así, el arquitecto no quiere oír hablar de marcas de estilo. De hecho, se le ha recriminado, a veces, que no tenga una propia. “Para mí, tener un estilo no es repetir el mismo vocabulario formal ad nauseam. Es apostar por la permanencia de una actitud intelectual”, contesta Nouvel. Es decir, responder siempre a ese sacrosanto contexto. “Uno de los problemas de los arquitectos del siglo XX es que se consideraron artistas. No digo que lo que hacían no fuera arte, pero se les contagió una enfermedad muy propia de los artistas: apropiarse de un campo formal y luego no salir de él. Trabajar con el color blanco, construir solo con ladrillo o limitarse a crear formas triangulares. Pero, a diferencia de un artista, un arquitecto nunca está solo en el mundo”, dice Nouvel, que se inició como pintor antes de convertirse en discípulo de Claude Parent, padre de la función oblicua. Nouvel se repone con esta catedral del arte en las dunas del desierto al desengaño que supuso su último proyecto de envergadura, la Filarmónica de París, inaugurada en 2015 con la fachada “inacabada”, el plan original “martirizado” y los acabados “saboteados”, según su responsable. Aunque tampoco este Louvre quedó a salvo de la controversia en el microcosmos cultural francés. Pocos meses antes de su llegada al frente del proyecto, una pequeña multitud de comisarios y teóricos franceses se negaron a aceptar lo que consideraban una prostitución del patrimonio francés a cambio de un puñado de petrodólares. “Me escandalizó. Se dijeron cosas como ‘¿Para qué necesitan ellos un museo?’ o ‘¿Cuidarán bien de nuestras obras?’. La polémica se desinfló cuando quedó claro que esos argumentos eran propios de la extrema derecha”, comenta Nouvel. El arquitecto no cree que la cultura religiosa de los Emiratos y la falta de libertades cívicas, como la de expresión, supongan un problema para desarrollar el proyecto y el resto de pinacotecas, como el Museo Nacional de Norman Foster y el nuevo Guggenheim de Frank Gehry, que deberían empezar a construirse “entre 2018 y 2019”, según Nouvel. “El intercambio de información es el único factor que puede hacernos sentir optimistas”, dice el arquitecto. “Proyectos como el Louvre posibilitan un cambio que no sucederá de la noche a la mañana. Pero nos dirigimos hacia una situación en la que se admitirá que el otro, el que piensa distinto, no es automáticamente un infiel o un descreído”.


 04_1510046778_219700

Le Bohémien, obra de Édouard Manet, fechada en 1861-1862, es una de las adquisiciones del Museo Louvre Abu Dhabi.



elpais.com / AGENCIAS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Inauguración Del Museo Louvre De Abu Dhabi 
 
Abu Dabi estrena su Louvre de los 1.000 millones

Una maravilla de sombra y luz. El museo de Jean Nouvel acogerá obras del Louvre (Leonardo, Monet y Manet, Picasso...) a cambio de mil millones a lo largo de 30 años


 01_1510144755_994434

El Louvre de Abu Dabi. Ver vídeo

Hubo un tiempo en el que la tierra se partió en dos en los Emiratos Árabes Unidos y se inundó de petróleo. Corría 1969 cuando comenzaron a exportarlo y los ingresos se contaban por millones. Sin embargo, Rashid Bin Saeed Al Maktoum, Primer Ministro hasta 1990, solía decir: «Mi abuelo andaba en camello, mi padre también. Yo manejo un Mercedes, mi hijo y su hijo un Land Rover, pero el nieto de mi hijo volverá al camello». Supo que el crudo era pasajero y tanto él como sus sucesores tuvieron la visión de invertir en infraestructura: el Burj Khalifa, el Dubai Mail, el Ferrari World, el puerto Palma Jumeirah o la Isla de Yas son algunos ejemplos. El siguiente paso era convertir la isla de Saadiyat, en Abu Dabi, en el conjunto de bienes culturales más grande del mundo.

Así, junto a los futuros Guggenheim de Frank Gehry, Centro de Artes Escénicas de Zaha Hadid, Museo Zayed de Norman Foster y Museo Marítimo de Tadao Ando, el próximo sábado abrirá sus puertas el primer brazo del Louvre en el extranjero, una pinacoteca universal que centrará la atención en historias humanas compartidas entre civilizaciones. Esta franquicia árabe, cuya construcción comenzó el 26 de mayo de 2009 y cuyo presupuesto supera los 500 millones de euros, representa una medina organizada en 55 edificios entre los que se distribuyen 12 galerías, un auditorio, un museo infantil, una zona de investigación, tiendas y restaurantes. Ésta está basada en uno de los principales símbolos de la cultura árabe: la cúpula.
«Cualquier persona puede identificarse con algo en este museo: una pintura, un artefacto, un sentimiento. Es un lugar abierto al mundo», subrayó, ayer, Mohamed Khalifa Al Mubarak, presidente del Departamento de Cultura y Turismo de Abu Dabi, durante la presentación del espacio. Por eso, este domo presenta una pequeña y moderna diferencia: está duplicado y es plano. Tiene un diámetro de 180 metros y ofrece una geometría perforada aleatoriamente que crea una sombra punteada con ráfagas de sol, provocando lo que su arquitecto y diseñador, Jean Nouvel, calificó como una «lluvia de luz».

El visitante, así, puede caminar por los paseos que miran al mar bajo la cúpula, compuesta por casi 8.000 estrellas de metal únicas, de tal modo que cuando la luz del sol se filtra se crea un movimiento lumínico que recuerda a las palmeras datileras superpuestas en los oasis del país. «Quería crear una especie de microclima protegido, una sensación de felicidad y tranquilidad al mismo tiempo», sostuvo Nouvel. «Hay algo que no podemos perder de vista: este museo debía tener raíces propias del país que lo acoge. Por eso, utilicé símbolos árabes».

Su intención era forjar un puente entre civilizaciones, por eso, para reforzar esta idea, el museo muestra obras de todo el mundo, integrando el arte occidental y el oriental bajo un mismo techo. La ruta comienza en el vestíbulo, donde se reivindica la importancia de temas como la maternidad y los rituales funerarios, para pasar a explorar conceptos como religión, el intercambio de rutas comerciales, el papel del individuo y la globalización. «Esto es más que un museo», explicó Manuel Rabaté, director del Louvre de Abu Dabi. «Es una metáfora universal de diálogo. Queremos celebrar la humanidad y su conexión a través de una colección como ésta».

Entre sus obras más importantes se incluyen una Princesa de Bactria de finales del tercer milenio antes de Cristo, una pulsera de oro con cabeza de león de hace 3.000 años, la pintura de René MagritteEl lector subyugado, un collage de 1928 de Picasso titulado Retrato de una dama, nueve lienzos del artista contemporáneo Cy Twombly y la representación fotográfica más antigua conocida de una mujer con velo. «A través de esta visión global se puede explorar la historia del arte en un contexto nuevo y con el fin de integrar a todo el mundo», añadió Rabaté sobre las más de 600 obras expuestas, de las cuales 300 son préstamos de instituciones francesas asociadas, como La Belle Ferronnière de Leonardo Da Vinci, Saint-Lazare station de Claude Monet, The Fife Player de Edouard Manet, Still Life with Magnolia de Henri Matisse y el Globe de Vincenzo Coronelli.

El acuerdo firmado entre ambos países recoge que, a partir de la inauguración y durante los siguientes 10 años, el Louvre emiratí recibirá en préstamo obras de las colecciones más importantes de Francia. El país galo, en ese sentido, ayudará al museo a crear una colección permanente propia para ir reemplazándolas progresivamente. Además, durante 15 años proporcionará anualmente cuatro exposiciones. Los Emiratos, por su parte, se comprometen a aportar alrededor de mil millones de euros a lo largo de los 30 años y seis meses que el Louvre de París cede su nombre a la nueva pinacoteca. «Nos hemos pasado una década pensando en el público, organizando exposiciones y haciendo programas que permitan desarrollar nuestra cultura», destacó Hissa Al Dhaheri, subdirectora del Louvre de Abu Dabi. «Nuestro principal objetivo es inspirar, pues éste será nuestro legado».


 00_1510144848_591725

El primer paso para conseguirlo es la exposición inaugural, From one Louvre to another: opening a museum for everyone, que se presentará el 21 de diciembre. En ella se rastrea la historia del Museo del Louvre en París y tendrá en cuenta 145 obras de las colecciones reales de Versalles bajo el reinado de Luis XIV, continuará con la residencia de la Academia y Salones en este palacio para artistas y concluirá con la creación del moderno Museo del Louvre.

El entorno en el que está enclavado también ha permitido desarrollar un programa de arte exterior, extendiendo la experiencia más allá de sus paredes y permitiendo interactuar con el espíritu del museo y el tejido de la arquitectura. Por un lado, el artista italiano Giuseppe Penone ha creado Germination, una instalación de cuatro partes que revela la fascinación del artista con el uso de materiales orgánicos, como árboles, para resaltar la conexión entre el hombre, la naturaleza y la cultura.

Por otro, la artista estadounidense Jenny Holzer ha creado tres muros de piedra grabados con textos de importantes fuentes históricas de todo el mundo. «Decidimos crear un museo universal que amparase a todas la generaciones», concluyó Jean-Luc Martinez, presidente de la pinacoteca parisina que, con 7,4 millones de visitantes en 2016 se ha convierto en una de las más visitadas del mundo. «Representa magia y demuestra innovación. Hay mucho más que arte».


elmundo.es / FOTOS: GIUSEPPE CACACE
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Inauguración Del Museo Louvre De Abu Dhabi 
 
El Louvre Abu Dabi ve la luz en el desierto

El primer “museo universal del mundo árabe”, diseñado por Jean Nouvel, abre sus puertas 10 años después del acuerdo entre el Gobierno francés y el emirato



 00_1510145344_349185

Vista nocturna del Louvre de Abu Dabi con los rascacielos de la capital emiratí al fondo. Kamran Jebreili

El rictus de extrañeza de Van Gogh parecía hoy por la mañana acentuarse en la sala del Louvre de Abu Dabi en la que uno de sus autorretratos (pintado en 1887) ejerce de atracción principal. Tal vez se estuviera haciendo la pregunta del gran viajero Bruce Chatwin —“¿qué hago yo aquí?”—, mientras unos 300 periodistas recorrían en el día de su presentación al mundo el interior de la última creación del arquitecto Jean Nouvel. Tras la visita este martes del presidente francés,  Emmanuel Macron, el museo abrirá el sábado, 11 de noviembre, sus puertas al público tras 10 años (y cinco de retraso sobre el plan inicial). El coste de su construcción ha ascendido a más de 500 millones de euros.

Paseando por sus dependencias, donde por la mañana todo olía a nuevo, fue inevitable pensar que la cultura de la franquicia artística cruza esta semana un nuevo Rubicón. ¿Tiene sentido lejos de su contexto occidental una pintura de Mondrian, primera obra que el museo adquirió en 2009 para su colección permanente? Seguramente el mismo, opina Manuel Rabaté, director de la sucursal en el emirato, que cuando Napoleón se llevó de regreso de su campaña egipcia, a finales del siglo XVIII, un montón de piezas de arte que acabaron en el acervo del museo del Louvre, el más visitado del mundo (7,3 millones de entradas vendidas en 2016). Algunas de esas obras hacen ahora el viaje de vuelta a la región, junto al célebre retrato del emperador cruzando los Alpes, de Jacques-Louis David. “¿No ha sido siempre ese intercambio de objetos el que ha regido la historia de los museos?”, se ha preguntado Rabaté después de una abarrotada conferencia de prensa en la que se agotaron los superlativos (“un día histórico”, “el más ambicioso proyecto del siglo XXI”, “un evento que será recordado durante generaciones”…).

Casi toda la atención y los flases fueron para la majestuosa cúpula de 180 metros de diámetro y 7.500 toneladas que cubre el complejo. La celosía, perforada por estrellas de formas irregulares, deja entrar el sol creando reflejos caprichosos en el patio en torno al que se articula el museo. Este martes, un día de noviembre por encima de los 30 grados, se han agradecido las corrientes de aire que la estructura propicia.

El relato arranca en el año 6.500 a. C., fecha de un busto monumental bicéfalo, hallado en el yacimiento jordano de Ayn Ghazal, y termina hoy mismo, en la forma de un bajorrelieve de inspiración mesopotámica creado para el centro por la artista de los mensajes lumínicos, Jenny  Holzer. La ordenación es doble, cronológica y temática, y las salas se suceden distribuidas por asuntos como la cosmografía, el nacimiento de los primeros imperios o la creación del mundo moderno. Todo tiene una clara intención pedagógica, tal vez porque, como ha argumentado la subdirectora del museo, Hissa Al Dhaheri, se trata “también de generar una comunidad de amantes del arte en Abu Dabi, hasta ahora muy modesta”. Atraer, al estilo del Guggenheim de Bilbao, a los pudientes miembros de la tribu global del turismo cultural es otro de los objetivos declarados de la institución.

Entre las obras llegadas gracias al acuerdo gubernamental entre el emirato y Francia, que facilita el préstamo de una agencia que gestiona las colecciones no solo del Louvre, sino de otras 12 instituciones, como el Pompidou, el Orsay o el Quai Branly, destacan pinturas de Manet, Leonardo Da Vinci o Rothko, esculturas de Ramsés II o Giacometti y fotografías de Man Ray. La regla, que cuenta con sus propias excepciones, es que las piezas se queden aquí durante un año antes de ser reemplazadas por otras nuevas enviadas desde París.

El efecto logrado es el de un museo totalizador en miniatura, en cuyas últimas salas se hace evidente otro de los grandes males del arte de nuestro tiempo: la uniformidad de la nómina de artistas seleccionados. Un yves klein aquí, un smithson allá o un ai weiwei un poco más lejos pugnan por la atención del visitante. El conjunto es al mismo tiempo un final y un principio de lo que la sucursal de Abu Dabi persigue, según el presidente del Louvre (original) Jean-Luc Martinez: “Contar cómo hemos llegado a esto a través de las interconexiones culturales que se han dado a lo largo de la historia de la humanidad". Por suerte o por desgracia, ni Van Gogh ni Chatwin están entre nosotros para corroborarlo.

El efecto buscado es el "de un ágora", ha explicado Nouvel. A su alrededor se levantan los 55 cubos blancos que albergan las galerías, el restaurante y el resto de las zonas comunes. “Quiero pensar en el conjunto como en una medina árabe, con sus calles estrechas que separan las casas”, ha añadido el arquitecto, que defiende como estrategia la mimesis con las tradiciones constructivas del lugar frente a los edificios que caen como “paracaidistas”.

Siendo justos, la construcción, que se antoja pequeña cuando uno se acerca a ella desde la ciudad y crece una vez en el interior, se asemeja más a un ovni. Y cumple con creces su primera función: la celosía ya es símbolo del edificio, ubicuo en folletos, en bolsas de tela y en las señales de tráfico que indican el camino hacia la isla de Saadiyat, donde el recién estrenado icono de este nuevo mundo de rascacielos, autopistas y otros espejismos del desierto se yergue en mitad de un no-lugar, donde todo, aparcamientos, jardines y otros museos como el postergado Guggenheim de Abu Dabi, está aún por terminar.

“El primer museo universal del mundo árabe”, según reza el eslogan, propone desde el punto de vista museológico una lectura de inevitable sesgo francés de la historia del arte, el poder transformador del viaje, las civilizaciones y la globalización. El recorrido, compuesto por unos 600 objetos (la mitad, préstamos franceses y la otra mitad, de la incipiente colección permanente), está señalado por una museografía en la que no se han ahorrado materiales costosos y que a ratos se hace un tanto kitsch (ay, esas vitrinas triangulares).


 000_1510145498_600624

Ver vídeo


Acuerdos y préstamos millonarios

El acuerdo entre Abu Dabi y Francia, firmado en marzo de 2007, incluye el permiso para usar el nombre del Louvre durante 30 años y seis meses, así como la obligación de prestar obras para las galerías del nuevo museo durante 10 años en una cantidad que irá decreciendo de las 300 actuales, según vaya aumentando su colección permanente, que ya cuenta con más de 600 piezas. El Louvre de Abu Dabi tiene derecho a préstamos para exposiciones temporales durante 15 años. Por todo ello, se acordó el pago de unos 1.000 millones de euros.

El Louvre de Abu Dabi es el primero de los grandes proyectos terminados en la isla de Saadiyat, con la que el emirato pretende incentivar el turismo con el reclamo de la cultura. Se prevé la construcción de una sucursal del Guggenheim, diseñada por Frank Gehry, así como el Museo Nacional Zayed, obra de Norman Foster. Para este centro, el emirato había firmado una colaboración con el British Museum, que la institución londinense dio por terminada en octubre. Ambos proyectos han sufrido graves retrasos.


elpais.com
VÍDEO: REUTERS-QUALITY
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Inauguración Del Museo Louvre De Abu Dhabi 
 
El Louvre de Abu Dhabi, en imágenes

El museo es el primero en llevar el nombre del Louvre fuera de Francia, presenta alrededor de 600 piezas en una estructura moderna y llena de luz en armonía con su entorno de isla desierta



 01_1510145724_845426

Interior de una de las salas del museo Louvre de Abu Dabi. Etiquetado como "el primer museo universal del mundo árabe", se sitúa en la baja Saadiyat Island, un centro de turismo y cultura en desarrollo a 500 metros de la costa de la capital de los Emiratos Árabes Unidos.
SATISH KUMAR REUTERS


 02_1510145783_148857

Imagen de diversas estelas funerarias cristianas, judías y musulmanas en el museo del Louvre de Abu Dabi. Bajo el acuerdo de concesión de 30 años que han firmado con el Louvre de Francia, el país galo proveerá la experiencia, obras de arte y exhibiciones temporales a cambio de más de mil millones de euros.
Kamran Jebreili AP


 03_1510145830_453906

'Fuente de luz', del artista chino Ai Weiwei, en el Louvre de Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos). Alrededor del 5% del museo está dedicado a arte moderno y contemporáneo.
Kamran Jebreili - AP


 04_1510145882_768336

Un funcionario de Emiratos Árabes Unidos camina bajo la cúpula del Louvre de Abu Dabi. La majestuosa cúpula de 180 metros de diámetro y 7.500 toneladas que cubre el complejo está perforada por estrellas de formas irregulares, que dejan entrar el sol creando reflejos caprichosos en el patio en torno al que se articula el museo.
Kamran Jebreili-  AP


 05_1510145910_696989

Una mujer observa una estatua expuesta en una galería del Louvre de Abu Dabi durante un pase para prensa. El recorrido, compuesto por unos 600 objetos (la mitad, préstamos franceses y la otra mitad, de la incipiente colección permanente), arranca en el año 6.500 a. C. y termina hoy mismo, con un bajorrelieve de inspiración mesopotámica de la artista de los mensajes lumínicos, Jenny Holzer.
GIUSEPPE CACACE AFP


 06_1510145948_649141

Una mujer posa frente a una serie de paneles titulados 'Untitled I-IX', del pintor norteamericano Cy Twembly, en el museo Louvre de Abu Dabi.
GIUSEPPE CACACE AFP


 07_1510145979_145679

Vista de la cúpula del museo del Louvre de Abu Dabi. Dos tercios del museo está cubierto por una cúpula de 180 metros de diámetro que proporciona una agradable sombra para huir del sol abrasador del Golfo. El efecto buscado es el “de un ágora”, según explicó el arquitecto Jean Nouvel.
GIUSEPPE CACACE AFP


 08_1510146017_782910

Vista exterior del museo del Louvre de Abu Dabi, diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel. El arquitecto se inspiró por la posción de la isla "entre la arena y el mar, la sombra y la luz", según la página web del museo.
GIUSEPPE CACACE AFP


 09_1510146057_525246

Restauradores del museo reparan la escultura 'El hombre que camina, sobre una columna', de Rodin, hecho en 2006 por Fonderie Coubertin, en el museo del Louvre de Abu Dabi.
Kamran Jebreili - AP


 10_1510146128_197624

Dos mujeres pasan frente al tapiz medieval de 'Daniel y Nebuchadnezzar'. Jack Lang, exministro de cultura francés, ha declarado que el Louvre de Abu Dabi será mucho más universal que el de París. "Es una oportunidad para abrir la idea de un museo a diferentes continentes y civilizaciones".
GIUSEPPE CACACE AFP


 11_1510146236_216734

Un trabajador limpia una ventana bajo la cúpula del museo Louvre de Abu Dabi. “Quiero pensar en el conjunto como en una medina árabe, con sus calles estrechas que separan las casas”, dijo el arquitecto Jean Nouvel, que defiende como estrategia la mimesis con las tradiciones constructivas del lugar frente a los edificios que caen como “paracaidistas”.
Kamran Jebreili AP


 12_1510146300_599589

Una empleada de la limpieza barre junto al cuadro 'Napoleón cruzando los Alpes', del francés Jacques-Louis David, en el Louvre de Abu Dabi. Trece museos franceses, incluidos el Museo D'Orsay y el Palacio de Versalles donarán también hasta 300 obras durante el primer año, entre las que se incluyen 'La Belle Ferronière', de Leonardo da Vinci, 'Napoleón cruzando los Alpes', de Jacques-Louis David, o un autorretrato de Vincent Van Gogh.
GIUSEPPE CACACE AFP


 13_1510146352_609500

Un hombre camina por una galería del Louvre de Abu Dabi. Será el primero de tres museos que abrirán sus puertas al público en Saadiyat Island, donde los Emiratos Árabaes Unidos planean abrir el Guggenheim Abu Dabi, diseñado por Frank Gehry, y el Museo Nacional Zayed, diseñado por Norman Foster.
Kamran Jebreili AP


 000_1510146381_558787

Dos funcionarios de Emiratos Árabes Unidos pasean por el museo Louvre de Abu Dabi. En el recinto están expuestas más de 250 obras de arte de la colección Emirati, incluyendo obras del francés Edouard Manet, del holandés Piet Mondrian o del turco Osman Hamdi Bey.
SATISH KUMAR REUTERS


 00_1510146441_641174

Vista nocturna del museo del Louvre de Abu Dabi. El arquitecto Jean Nouvel declaró que para él lo mejor de la arquitectura árabe es unir la geometría y la luz, por eso el "sol se filtra por la cúpula como una lluvia de luz delicada y protectora reflejando la interacción constante de luces y sombras en el país".
Kamran Jebreili - AP



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario