Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 3 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3
 
García Lorca
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
Lorca fue asesinado tras “haber confesado”, según la policía franquista


El documento, al que ha tenido acceso la Cadena Ser, fue redactado por la policía franquista 29 años después del crimen



 00_1429740669_672089

El poeta granadino Federico García Lorca.

El poeta granadino Federico García Lorca fue asesinado junto con otras persona, tras "haber confesado", según un informe redactado por la policía franquista 29 años después del crimen, al que ha tenido acceso la Cadena Ser. El documento no especifica cuál fue el contenido de esta supuesta confesión. El informe, fechado en Granada el 9 de julio de 1965, define al escritor como “socialista” y “masón perteneciente a la logia Alhambra”, y le tilda de “prácticas de homosexualismo y aberración”.

El documento relata la detención del poeta granadino en casa de sus amigos, los hermanos Rosales. Lorca se encontraba allí debido al miedo que le habían provocado dos registros policiales en su propia casa, según el informe. Los agentes acorralaron la vivienda, las calles cercanas y hasta los tejados, antes de llevar a cabo la detención. Y los amigos del poeta, según el documento publicado por la Ser, intentaron interceder por él ante el comandante de Intervenciones Militares.

La propia policía reconoce, 29 años después, que el relato sobre la muerte de Lorca es bastante confuso. Tras ser detenido, fue llevado en coche a las "inmediaciones del lugar conocido como Fuente Grande", junto con otro detenido del que no se añaden más datos. El poeta fue "pasado por las armas después de haber confesado, siendo enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco" a unos dos kilómetros a la derecha de la Fuente Grande. El lugar, reconoce el informe, es "muy difícil de localizar".

El informe fue redactado por la 3ª brigada regional de investigación social de la jefatura superior de la policía de Granada a raíz de una petición oficial realizada en junio de 1965 por la hispanista francesa Marcelle Auclair, a la caza de más información sobre su amigo García Lorca, según la cadena Ser. La actuación de la estudiosa desencadenó un efecto dominó entre las autoridades españolas: primero, Auclair se dirigió a la embajada española en París, que remitió todo al entonces ministro de Asuntos Exteriores, Fernando María Castiella.

A su vez Castiella envió una carta al ministro de la Gobernación, Camilo Alonso Vega, en la que se mostraba a favor de responder a la petición de la escritora. Castiella también señalaba en su misiva que el ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, ya había sido informado de los hechos. “Creo sumamente conveniente el revisar la cuestión y averiguar si podemos o no abrir nuestros archivo sobre el episodio García Lorca”, había afirmado Fraga, según recoge Castiella en su carta.

Así, se acabó encargando el informe a la Jefatura Superior de Policía de Granada. Concretamente, fue la 3ª brigada regional de investigación social la que se encargó de redactarlo. Eso sí, Auclair nunca recibió ninguna respuesta ni tampoco llegó a ver el resultado de su petición, siempre según la cadena Ser.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
La búsqueda de los restos del poeta


García Lorca: ¿a la tercera va la vencida?

Tras las infructuosas campañas de 2009 y 2014, un equipo de arqueólogos y expertos está a punto de excavar entre Víznar y Alfacar en busca de los restos del escritor



 garc_a_lorca_con_sus_sobrinas_en_1935

García Lorca con sus sobrinas, en 1935.

Al llegar al paraje, uno recuerda el Poema de la Soleá: "Tierra seca, tierra quieta de noches inmensas". Si hubo un genio que supo entretejer en vida un inquietante juego de premoniciones, ese fue Federico García Lorca. Sobre la tierra seca de lo que es hoy el polígono número 9 de Alfacar, en la finca inscrita en el registro de la propiedad número 5 de Granada, con el número 1833, libro 44, folio 97, encima de un medio vertedero yermo de hojarasca, hierbajos y pedregal, ahí justo, en un radio de 160 metros cuadrados, podría encontrarse el cadáver del poeta. Lo dicen Miguel Caballero y Javier Navarro, responsables del equipo de investigación que quiere descubrir el lugar exacto de su muerte y que está a punto de acometer una nueva fase de excavaciones en busca del autor de Poeta en Nueva York, enterrado junto a quienes fueron ejecutados con él en la noche del 17 de agosto de 1936.

A expensas de un visto bueno meramente jurídico por parte de la Junta de Andalucía, otro escuadrón formado por historiadores, arqueólogos, geólogos y forenses procedentes de varias universidades de España, Argentina y Reino Unido, espera paciente su turno para excavar. Será el tercer intento. Dos fallidos lo preceden.

El primero, basado en la legendaria investigación de Ian Gibson, se produjo en 2009 y no dio resultado en el paradero exacto, junto al olivo donde hoy abre la puerta un parque conmemorativo. El segundo fue en 2014, corrió a cargo del mismo equipo actual y se quedó a un palmo del lugar ahora previsto para empezar a cavar.


Voluntad política

La culpa fue del frío. Llegó el invierno y la pala excavadora que necesitaban para seguir rastreando el terreno tuvo que ser utilizada para quitar nieve de las carreteras. Cosas de Berlanga… O de una falta de voluntad política que hoy parece ir cambiando entre las autoridades locales y regionales, más proclives a la búsqueda. Y de la financiación, hoy garantizada gracias a donantes privados, anónimos algunos y con nombre, apellido y dirección otros, a través de un crowdfunding que ha dado la vuelta al mundo. A ello se suma el monto no gastado de la partida de 16.500 euros que la Junta de Andalucía aportó en 2014.

En este nuevo intento, Miguel Caballero y el director de la excavación, Javier Navarro Chueca, esperan acertar: "Si están ahí, los encontraremos", asegura el segundo. "Hemos avanzado en el conocimiento del terreno, con un trabajo científico que ha ido descartando lugares". Deben hallar alteraciones que conduzcan a pozos de agua que fueron utilizados para las fosas. Eso implica un movimiento del terreno que ha sido, en principio, detectado por los georradares en tres zonas diferentes sobre un espacio de 160 metros cuadrados.

Sus pesquisas y conclusiones se basan en versiones bastante distintas a las de Ian Gibson. "Tomamos como referencia el trabajo del investigador granadino Eduardo Molina Fajardo, publicado póstumamente en 1983", sostienen. Ese trabajo se titula Los últimos días de García Lorca y, al tratarse de un falangista, da importancia a los testimonios de quienes estuvieron relacionados con el crimen. Se trata de una obra que intenta exculpar a los suyos, pero que guarda interesantes referencias respecto a datos y lugares concretos por parte de testigos directamente involucrados. "Dulcifica algún testimonio como el del capitán Nestares, jefe militar de la zona de Víznar aquellos meses y amigo de Molina Fajardo", comenta Miguel Caballero.

El hijo del capitán Nestares, Fernando, también militar retirado con rango de general, certifica ahora la pertinencia de la nueva investigación. Este hombre, amigo de los archivos y la historia, fue conducido por algunos de quienes dice que se encargaron del crimen al lugar exacto de los hechos. "Eran tres", asegura el general Nestares en el archivo de la Diputación provincial de Granada. La mitad del escuadrón, según algunas fuentes. Porque Caballero, en su libro Las 13 últimas horas en la vida de García Lorca, implicó en sus investigaciones al menos a seis personas.

Pero el militar no hizo su excursión al paraje con todos ellos: "Me llevaron los guardias de asalto al sitio donde dicen que los mataron. Uno de ellos se llamaba Antonio Benavides y se trataba de alguien muy fanfarrón. No se habían vuelto a ver desde la noche en que los fusilaron. Se estuvieron contando sus vidas. Fueron los mismos que los condujeron desde Granada", afirma el general Nestares.

Según él, al lugar de los hechos llegaron dos camiones desde puntos distintos. "Uno traía a García Lorca y a los banderilleros anarquistas, Juan Arcoya Cabezas y Francisco Galadí. El otro transportaba a don Dióscoro Galindo, maestro republicano de Publiana, que también fue fusilado. Lo trasladaron desde su pueblo y bajo el mando de Juan Luis Trescastros".

Los demás miembros del pelotón eran Mariano Ajenjo Moreno, Salvador Varo Leyva y los campeones de tiro Juan Jiménez Cascales y Fernando Correa Carrasco, armados con sus pistolas Astra modelo 902 calibre 7,65 mm y sus fusiles Mauser modelo 1893, todos ellos llenos de munición. A unos los reclutaban por su pericia en los disparos; otros, como Benavides, un tipo sangriento, un asesino natural según Caballero, se apuntaban por vicio.

Nestares, que por aquel entonces —cuando dice que le condujeron al lugar en los años setenta— presentaba grado de comandante, consiguió convencerles por la confianza que les merecía gracias a su padre: "Fueron con mucho gusto. No volví a verlos más. Nadie en Granada sabía quiénes eran algunos de ellos", afirma. Según el general, no presumían del crimen, pese a que varias versiones les presentan fanfarroneando por la ciudad en las horas posteriores al asesinato.


La tesis de Gibson

La investigación en marcha difiere de la de Gibson. Él se basaba en los testimonios de Manuel Castilla Blanco, alias Manolillo el comunista, supuestamente el enterrador, quien condujo al investigador hacia otro paraje a unos 400 metros del actual. Según Caballero, dicho testimonio no era fiable, ya que según él ha comprobado, Manolillo el comunista llegó al lugar en septiembre y el asesinato se produjo en agosto. "En aquellos tiempos de escasez, cualquiera estaba dispuesto a dar una versión por algo a cambio", remacha Miguel Caballero.

Gibson argumenta en cambio que no se fía de la fecha que aduce Caballero: "Llevar allí a un extranjero en aquella época era jugársela. Yo creo que sí estuvo. Él estaba convencido de decirme la verdad. Manuel Cuesta me confesó que en la época el capitán Nestares, responsable de la zona, le había obligado a firmar un documento jurando que no había estado allí".

El problema con la nueva superficie de excavación, que ya se encuentra delimitada con estacas, es que existen unos ocho metros de tierra encima debido a la preparación para construir en su día un campo de fútbol. En el mismo lugar donde los investigadores creen que se encuentra la fosa hubo un campo de instrucción para tropas de Franco; también se ha practicado allí motocross, y se quiso construir un complejo deportivo que iba a quedar rodeado de chalés. Algo que en su día Isabel García Lorca, hermana del poeta, se empeñó en parar mediante una carta al entonces alcalde de la localidad, Juan Caballero Leyva, con fecha de 13 de octubre de 1998: "Distinguido amigo. Ha llegado a mis oídos el plan que tiene el ayuntamiento de Alfacar, que usted preside, de hacer un campo de fútbol justo donde fueron a caer miles de hombres asesinados, muchos de ellos, supongo, correligionarios suyos, socialistas. También está ahí mi hermano, Federico García Lorca".

Así lo reconoce Isabel en la misiva. Y no detiene ahí las presiones. Envía el fax al entonces presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y todo se para. "El daño principal ya estaba hecho", dice Caballero. "Era la explanación, lo que hizo que el terreno principal fuera alterado con el añadido de varios metros encima. Ahora tenemos que buscar una aguja en un pajar. De haber quedado todo como estaba originalmente, junto a lo que llaman camino del obispo y a 24 pasos de lo que es este cortijo, conocido como del Pepino, ya habríamos encontrado los restos", explica.


Un misterioso donante anónimo

Dentro de los donantes que apoyan las excavaciones hay un anónimo misterioso. “Nos ha dado lo que falta tras haber comprobado lo que necesitamos. Es casi la mitad de lo necesario, que asciende a 31.400 euros”, afirma Miguel Caballero. La Junta de Andalucía aportó en su día una partida de 16.500 euros. La Delegación de Fomento, una máquina excavadora y vallas. Todo en apoyo de un grupo compuesto por un arqueólogo director, Javier Navarro, con seis colegas a su mando, investigadores de la Universidad de Nottingham, la geofísica Francisca García, dos geo-arqueólogos pertenecientes a la Universidad de Aragón (José Luis Peña) y la Nacional de Tucumán, en Argentina (María Marta Sampietro) y dos investigadores documentales, entre los que está Miguel Caballero.

La Junta necesitaba una asociación que impulsara la iniciativa. Navarro implicó a la suya, Asociación Regreso con Honor, creada a partir de la recuperación de restos de los 60.000 soldados españoles que perecieron en la guerra de Cuba. También ha estado implicado en excavaciones de fosas en Agüero y Romanilla de Medinaceli (Huesca) y es un experto en la búsqueda de cuerpos enterrados sin sepultura.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
La búsqueda de los restos del poeta



“Iba en pijama. Lo mataron en el campo de tropas”

Confesiones a un falangista, antiguas fotografías aéreas y la hermana de Lorca señalan una nueva ubicación de la fosa del poeta



 01_1445945913_551356

Excavación el pasado noviembre en el paraje del peñón Colorado, donde un equipo de expertos cree haber ubicado la fosa de Lorca. / M.ZARZA

Estaban ilusionados, convencidos de sus posibilidades de encontrar en un paraje llamado el Peñón Colorado, en Alfacar (Granada), la fosa del poeta español más universal. Bebían de fuentes directas, de los testimonios de los supuestos asesinos de Federico García Lorca en la madrugada del 17 de agosto de 1936. Su desconcierto fue total cuando, en noviembre del año pasado cumplieron 20 días de excavación sin rastro de la fosa. El equipo de 18 expertos dirigidos por el arqueólogo Javier Navarro y el investigador Miguel Caballero revisó toda su documentación durante cinco meses y tras encargar un nuevo estudio de georadar, concluyó que se habían equivocado por solo 20 metros. Incapaces de desistir después de haber estado tan cerca, iniciaron una campaña de crowdfunding para reunir los 33.117 euros que necesitaban para volver a intentarlo. Creen que esta es la definitiva. ¿Por qué? Estos son sus argumentos.

“Federico iba en pijama. Era el segundo por la izquierda”. La ubicación de este nuevo intento se basa en un libro publicado en 1983 de forma póstuma: Los últimos días de Federico García Lorca. Su autor, Eduardo Molina Fajardo, era falangista. Caballero ha dedicado años a contrastar, uno a uno, los 48 testimonios recogidos por Molina Fajardo con la premisa de que “las personas que participaron en la ejecución del poeta estarían mucho más dispuestas a contar la verdad a un colega [otro falangista] antes que a un historiador”. Así, José María Nestares, mando militar en la zona por entonces le dijo en 1969 a Molina Fajardo: “Llamé a Manolo Martínez Bueso para que los vigilara y presenciara la ejecución. Después, me dijo que Federico [García Lorca] iba en pijama y que los habían matado en el campo de instrucción de las tropas, a la derecha de la carretera. Me dijo que de los que enterraron, Federico era el segundo por la izquierda”. Nestares entregó a Molina Fajardo un croquis del lugar de enterramiento y uno de los hijos del militar acudió posteriormente a la zona acompañado por dos guardias de asalto que dijeron haber sido testigos del fusilamiento. Años más tarde, otro falangista, Pedro Cuesta, le señaló ese mismo lugar y añadió que no sería difícil identificar al poeta ya que había sido fusilado y enterrado junto a dos banderilleros [Francisco Galadí y Joaquín Arcollas] y un maestro cojo, Dióscoro Galindo. “Sí, allí tenía la muleta, encima de ellos, estará ya podrida...”, dijo.


La carta de la hermana. También Isabel García Lorca pensaba que este era el lugar donde estaba enterrado su hermano. Lo revela la indignada carta que escribió en 1998 al alcalde de Alfacar y que recogió incluso The New York Times. “Ha llegado a mis oídos el plan del Ayuntamiento de hacer un campo de fútbol justo donde fueron a caer miles de hombres asesinados, muchos de ellos correligionarios suyos, socialistas. También está ahí mi hermano”, decía Isabel García Lorca, que entonces tenía 87 años. El campo no llegó a construirse, pero sí fueron removidos 12.000 metros cúbicos de tierra de ladera para generar la explanada.

Contar árboles uno a uno. El terreno sufrió múltiples transformaciones a lo largo de los años: albergó un campo de instrucción militar, una pista de motorcross, un copioso olivar y casi un campo de fútbol. El equipo de expertos buscó antiguas fotografías aéreas para retratar esa evolución y averiguar dónde se habían equivocado. En el Archivo General Militar de Ávila encontraron 124 imágenes realizadas en octubre de 1938 por el Ejército Popular de la República, pero la zona quedaba fuera de la foto “por escasos metros”. Localizaron entonces imágenes aéreas de vuelos americanos entre 1944 y 1957 en las que sí se apreciaba el olivar completo y se dedicaron a contar uno a uno los árboles para comprobar dónde estaban los pocos que quedan ahora. De periódicos de la época extrajeron, además, fotos de las obras del campo de fútbol. Todas estas referencias fueron cartografiadas e introducidas en un SIG (Sistema de Información Geográfica) para proyectarlas sobre la imagen del terreno en la actualidad.

Los pozos. El catedrático emérito de Geografía Física José Luis Peña elaboró un nuevo estudio de georradar para localizar anomalías del terreno que señalaran los pozos a los que fueron arrojados Lorca, Arcollas, Galadí y Galindo. Todo este trabajo señaló un área de 100 metros cuadrados a solo 20 metros del segundo intento y a un kilómetro del primero (el paraje señalado por el supuesto enterrador del poeta, Manuel Castilla, al hispanista Ian Gibson).


Cronología de un misterio

1955. Manuel Castilla, El Comunista, que asegura ser el hombre que enterró a Lorca, señala al investigador estadounidense Agustín Penón la fosa en un paraje de Alfacar (Granada).

1966. Castilla lleva al mismo lugar al hispanista Ian Gibson, biógrafo del poeta.

2008. El juez Baltasar Garzón ordena exhumar 19 fosas, entre ellas la que se creía el punto de entierro de Lorca. La Audiencia Nacional lo paraliza.

2009. En septiembre, comienza la excavación en la zona señalada por Castilla. Tras mes y medio de trabajos y una subvención de 70.000 euros de la Junta andaluza, solo se encuentra una roca.

2014.Un nuevo equipo excava en noviembre en el Peñón Colorado, con 16.500 euros de financiación de la Junta de Andalucía. Los trabajos concluyen sin éxito 20 días después.

Marzo de 2015.El equipo elabora un nuevo estudio de georradar y ubica la fosa a 20 metros de la anterior excavación. Solicita un total de 33.117 euros para volver a excavar.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
La búsqueda de los restos del poeta


“Los familiares no necesitamos saber cuántos tiros le dieron a Federico”


Laura García Lorca considera "morbosa" la campaña para buscar los restos del poeta

Ian Gibson y la alcaldesa de Alfacar se muestran favorables a una tercera excavación




 00_1446022002_188658

Paraje del Peñón del Colorado, con la señalización del terreno donde se quieren buscar por tercera vez los restos de García Lorca. / M. ZARZA

Si entre los restos que pudieran hallarse en la fosa de Alfacar se encontraran los huesos de un varón con 1,68 de altura, un defecto en los pies y un cráneo más grande de lo normal, se trataría de Federico García Lorca. Así lo afirma Javier Navarro, arqueólogo jefe del equipo que aguarda una decisión de la Junta de Andalucía para emprender la tercera búsqueda del cadáver del poeta y los que junto a él fueron fusilados en ese paraje de Granada. La familia García Lorca, a través de Laura, sobrina del escritor, asegura que, si recibieran una llamada comunicándoles que se han hallado los restos del poeta, sabrían qué hacer: "Pedir que lo dejaran allí. Es lo más lógico".

Si se diera con los restos de Lorca y de Dióscoro Galindo, el maestro cojo de Publiana, o de los banderilleros anarquistas Juan Arcoya y Francisco Galadí, fusilados con ellos, comenzaría un engorroso trámite. Una cosa es hallar restos y otra su exhumación. Para eso debe dar consentimiento la familia. "Las exhumaciones deben promoverse por los familiares directos —padres, hijos o hermanos—, así como por las propias autoridades o las asociaciones memorialísticas, que pueden actuar por iniciativa propia", señalan fuentes del Gobierno andaluz.

La rama existente de los García Lorca llega hasta los sobrinos del poeta, que siguen negándose en bloque a la búsqueda. Laura García Lorca, directora de la fundación que cuida el legado del escritor, se muestra rotunda: "Respetamos el deseo de todo el mundo de buscar los restos de sus familiares, pero nosotros no vamos a emprender ninguna iniciativa por los nuestros. El hecho de que los de Federico García Lorca estén mezclados con otros es simbólicamente mucho más fuerte. Lo mataron como lo mataron. Esta es la historia; quedó en una fosa común, justo en ese lugar y no se debe distinguir de los demás".

La fama y el carácter de leyenda que le sigue, según su sobrina, recorre el mundo. "Diferenciarlo ahí, justamente, nos parece una falta de respeto al resto de las víctimas. Si un día se erige un monumento, su nombre debe figurar por orden alfabético", añade. Y critica la actitud de quienes se empeñan en la búsqueda: "Morbo, fetichismo y oportunismo es lo que mueve todas esas acciones. Lo que se pueda averiguar no justifica remover los restos de las personas que junto a él se encuentran. Los familiares no necesitamos saber detalles, cuántos tiros le dieron a Federico. Para nosotros no hay dudas, ni es una información que nos afecte".

El Gobierno central respetaría sus deseos. José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura, así lo confirma: "Respetaríamos su voluntad, tanto si desean dejar los restos donde están como si quieren enterrarlos en una ceremonia privada, o como si nos solicitaran llevarlos al panteón de hombres ilustres. El Estado tiene una obligación para quienes en su día fueron víctimas de un caso semejante".


 01_1446022072_813877

Lorca en Toledo a finales de los años veinte. / ARCHIVO GREGORIO MARAÑÓN


Sentimientos encontrados

En el lugar regado por la Fuente Grande de Aynadamar, entre los ásperos riscos dulcificados con olivos que unen en un sinuoso paseo las localidades de Víznar y Alfacar, los ciudadanos esperan otra nueva excavación, aunque con sentimientos encontrados. No llevan con gusto ser la sangrienta morada del poeta y de otros tantos cientos de víctimas que perecieron entre los ecos de sus montes al principio de la Guerra Civil.

Fátima Gómez, alcaldesa de Alfacar, del PSOE, así lo reconoce: "En Fuentevaqueros tuvieron la gloria de verle nacer, y aquí la desgracia de que lo asesinaran". Muy involucrada en las cuestiones de la reparación a las víctimas, miembro de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria, lo único que pide es rigor: "En este pueblo no vamos a permitir a cualquiera que se presente a buscar la fosa de Lorca que lo haga. Tenemos que mirar con lupa las acciones. Si se hacen con criterios científicos fiables, no hay inconveniente". Entiende el interés que despierta esa búsqueda. Respeta todas las posiciones y apoya a aquellos que quieran desenterrar a sus muertos: "Yo he tenido la suerte de no vivir esa desgracia, pero si un familiar mío estuviera en una fosa, no pararía hasta encontrarlo".

La polémica sobre semejante símbolo siempre ha despertado notables encontronazos. Emocionales y políticos, pero también académicos. El hispanista Ian Gibson ha perseverado en la búsqueda de Lorca desde hace 50 años. Esta nueva incursión se realiza lejos de sus teorías pero, aun así, la apoya: "Sigo pensando que está alrededor del olivo que hay a la entrada del parque, pero no he venido a este mundo a tener razón. Ojalá lo encuentren; incluso estoy dispuesto a colaborar con los fondos por medio de crowdfunding. Lo importante es que les dejen terminar la búsqueda".



Los huesos escondidos en el parque

Entre las pistas enterradas a lo largo de los últimos años está la de los huesos hallados en 1986. En 2008, año de la inauguración del parque Federico García Lorca, en Alfacar, el diario Ideal publicó unas declaraciones del entonces vicepresidente segundo de la Diputación de Granada, Antonio Ernesto Molina Linares: "Se sabía que al hacer allí el parque era posible que a lo largo de las obras aparecieran restos, y así ocurrió".

Ian Gibson las tilda de auténtico escándalo. Se trata, para el hispanista, "de afirmaciones de extrema gravedad". La entonces alcaldesa de Alfacar Carmen Vélez dijo que "lo importante es que los huesos estuviesen a salvo". Gibson insiste en que los huesos deben ser recuperados y analizados para despejar dudas.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
Regreso a la casa de Bernarda Alba


El Ayuntamiento de Valderrubio compra y restaura la propiedad que inspiró el drama



 000_1446137505_219584

Francisca Blanco, alcaldesa de Valderrubio, en la casa donde se desarrolló el drama que inspiró a García Lorca. / M. ZARZA

Sobre las paredes de cal blanca, los azulejos originales y la techumbre con restos de azul quizás queden restos de la prisión interior teñida en luto de sus hijas. También de las condenas que Bernarda, trasunto en ficción de la real Frasquita Alba, lanzaba ante las ansias de venganza de gran parte del pueblo de Asquerosa, hoy Valderrubio (Granada), cuando una aterrorizada madre soltera era sometida a linchamiento por haber parido y matado a un hijo: "Que pague la que pisotea su decencia. ¡Matadla! ¡Matadla!".

Dentro de un tiempo, si el Ayuntamiento de Valderrubio consigue suficientes fondos —un total de 500.000 euros— para su proyecto, quizás podamos al atravesar la puerta, rememorar o imaginar el ambiente de opresión que llevó a Federico García Lorca a escribir La casa de Bernarda Alba con base rotundamente real. Restos de una frígida moral que se ahogaba y se pudría en suspiros de libertad abortados o se transfiguraba en rencor de mieles caducas.

Fue el drama que más caro le costó. La inspiración no le vino del cielo, sino de la tierra y del pozo medianero que compartían en el pueblo, pared con pared, sus tías y la familia de Frasquita Alba. Así se lo confesó el poeta al entonces embajador chileno, Enrique Morla Lynch, que tuvo el privilegio de escuchársela entera, de viva voz, cuando Federico se paseaba con el manuscrito por todo Madrid en 1936: "Hay, no muy distante de Granada, una aldehuela en la que mis padres eran dueños de una propiedad pequeña. En la casa vecina y colindante a la nuestra vivía una viuda de muchos años que ejercía una inexorable y tiránica vigilancia sobre sus hijas solteras. Prisioneras privadas de todo albedrío, jamás hablé con ellas, pero las veía pasar como sombras, siempre silenciosas y siempre vestidas de negro. Ahora bien, había en el confín del patio un pozo medianero, sin agua, y a él descendía para espiar a esa familia extraña cuyas actitudes enigmáticas me intrigaban. Y pude observarla. Era un infierno mudo y frió en ese sol africano, sepultura de gente viva bajo una férula inflexible de cancerbero oscuro. Y así nació La casa de Bernarda Alba, en que las secuestradas son andaluzas, pero como tú dices, tienen quizás un colorido de tierras ocres mas de acuerdo con las mujeres de Castilla".

Los Alba, los Roldán y los García eran las familias pudientes de la Vega granadina. Que un descendiente de aquel triunvirato terrateniente pusiera en solfa las vergüenzas de los demás no sentó bien. Les unían conflictos de negocios y lindes, pero también parentescos. De Federico, además, les separaban unas fuertes convicciones tradicionalistas frente al lejano cosmopolitismo y los rumores de homosexualidad que acompañaban al poeta. Así que para las familias contrincantes, el conocimiento de que había escrito un drama tan directamente inspirado en sus vidas, les hizo levantar el hacha de guerra. Hasta el punto de alentar su asesinato.

Hoy, aquellas rencillas sangrientas se han ido curando en Valderrubio. Paqui Blanco, la alcaldesa (PSOE), se ha empeñado en cerrar una herida aún supurante. "La casa de Bernarda Alba se estrenó en este pueblo en 1996. Era un tabú", asegura. Tras ocho años de conversaciones con la familia descendiente de los Alba, les ha convencido finalmente para que vendan la propiedad y convertirla en un centro cultural. El Consorcio de la Vega y de Sierra Elvira, que une a 28 ayuntamientos, se ha hecho con ella y planea un proyecto cultural que, liderado por la actual alcaldesa, "debe servir como ejemplo de reconciliación".

Hasta la fecha han gastado 170.000 euros en la adquisición y 49.000 en la reforma del medio millón que podría llegar a costar la iniciativa. Las obras se encuentran en pleno apogeo, pero una rápida visita dentro de sus muros todavía cerrados muestra los restos de la materia real en la que se inspiró Federico: el pozo medianero, el patio interior, tres habitaciones contiguas, las puertas, los suelos originales, los atrojes donde se almacenaba el grano…

Valderrubio es hoy un pueblo llano, con calles largas, trazado en líneas anchas, donde el rumor de un niño alegre como era Lorca, se estampa todavía en sus aceras y acequias con una memoria de habitantes que, de tan reales habitan transmutados en leyenda y con toda su fuerza en los territorios de la ficción.


 00_1446137475_568727

'La casa de Bernarda Alba', de Calixto Bieito (1998).



Pepe el Romano existió

Los lugareños recuerdan los visos auténticos de Frasquita Alba, certifican que Pepe el Romano, ese pretendiente que no aparece pero desata la tragedia, existió. El deseo… Que aquella mujer, en realidad, se quedó viuda, pero que rompiendo varios esquemas, se volvió a casar. Que no era tan mala como la pintan, pero sí rígida y austera. Y que una de sus hijas, Angustias, efectivamente, se casó con Pepe el Romano. Que también murió, pero no matándose, como Adelita, sino a causa de un mal parto.

El humo de la realidad es la materia que los creadores ingieren del aire para convertirla en ficción. Muchas veces, pocos comprenden ese juego y lo hacen pagar. Algo así le ocurrió a Lorca con sus vecinos.


La obra que García Lorca nunca vio

La casa de Bernarda Alba fue el último drama escrito por Federico García Lorca. Nunca lo vio representado. Pero él jamás se cansó de darle vida. El músico Alfredo Salazar también fue testigo de sus lecturas: "Federico leía su obra a todos sus amigos dos o tres veces cada día. Cada uno de los que llegaban y le rogaban que le leyese el nuevo drama lo escuchaba de sus labios en acentos que no hubiese superado el mejor trágico".

Estaba concebida para Margarita Xirgu. Fue ella, con su compañía quien la estrenó en Buenos Aires en 1945. A España, pese a sus tremendas embestidas contra toda una idiosincrasia amedrentada por el encierro, llegó más bien pronto. Fue estrenada con un éxito inmediato en Madrid en 1950, con Amparo Reyes como protagonista, seguida en 1964 de otra versión dirigida por Juan Antonio Bardem, en la que Cándida Losada encarnaba a Bernarda.

Hoy es un clásico indiscutible y todavía impactante, todo un fresco de lo que en algún momento demasiado largo ha sido el país en que nació, con claros restos que martillean la memoria colectiva. Su obsesión por reflejar la tragedia y el lenguaje rural con un tratamiento poético, la convierte en insólita.

Ese fue el aliento que le llevó a marcar época. Algo que desesperadamente, el propio Lorca explicaba así el mismo año, 1936, que la había terminado: "Tengo un concepto del teatro en cierta forma personal y resistente. El teatro es la poesía que se levanta del libro y se hace humana. Y, al hacerse, habla y grita, llora y se desespera. El teatro necesita que los personajes que aparezcan en la escena lleven un traje de poesía y al mismo tiempo que se les vean los huesos, la sangre. Han de ser tan humanos, tan horrorosamente trágicos y ligados a la vida y al día con una fuerza tal, que muestren sus traiciones, que se precien sus olores y que salga a los labios toda la valentía de sus palabras llenas de amor o de ascos".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
Los familiares de un asesinado con Lorca reactivan su búsqueda

Los descendientes del maestro Dióscoro Galindo ofrecen una muestra de ADN para identificar a su abuelo



 00_1460796208_220482

Miguel Caballero, uno de los investigadores que busca los restos de García Lorca, retratado en octubre de 2015.

A media mañana de hoy, viernes, Javier Navarro, arqueólogo encargado de la nueva búsqueda de la fosa donde se supone está enterrado Federico García Lorca, se dirigía junto a Nieves García —nieta de Dióscoro Galindo, asesinado el mismo día— a Labgenetics, en Madrid. Portaban una muestra de ADN de su abuelo y un permiso. La muestra pasará a los informes que esperan reactivar una búsqueda bloqueada desde hace meses por la Junta de Andalucía. El permiso es la petición de dos de las nietas del maestro republicano hacia la Dirección General de Memoria Democrática Andaluza de que la familia desea expresamente hallar los huesos de su antepasado.

Se trata de un paso importante en la búsqueda de los restos lorquianos. “Esperamos que con esto, se ayude a resolver todo”, comentaba a EL PAÍS Nieves García. “Deseamos que la historia se escriba como fue, sino, las heridas, seguirán abiertas”.

Tras el intento fallido de la primera excavación, que seguía las tesis de Ian Gibson, el historiador Miguel Caballero y Javier Navarro, se apoyaron en la versión del general Fernando Nestares para buscar los cadáveres en un enclave alejado 400 metros de donde empezó todo. El militar, hijo del jefe de los guardias de asalto encargados de la ejecución, se basa en los testimonios que le dieron en 1977 tres de los participantes en la matanza. “Es un testimonio muy fiable. No creo que aquellos implicados a las órdenes de un militar hubieran mentido años más tarde a otro militar, más cuando este es hijo de aquel”.

La versión que manejan fue expuesta en un principio por el falangista Eduardo Molina Fajardo, que investigó los hechos y fueron publicados póstumamente, en 1983. Esta difería en unos 400 metros de la que le dio a Gibson en los años sesenta Manuel Castilla Blanco, Manolillo el comunista. Allí se construyó un parque conmemorativo, donde la figura de Lorca sirve de símbolo, aunque la familia se encarga en recalcar que fue uno más de los cientos de asesinados que cayeron por los alrededores de Alfacar y el barranco de Víznar.

El terreno donde va a reanudarse la búsqueda tiene sus dificultades. “Pero hemos hecho un estudio técnico y pormenorizado del mismo”, anuncia Navarro. Ha sido removido durante los años posteriores a las matanzas. Queda a 24 pasos del cortijo que llaman del Pepino, junto al camino del Obispo. Primero, los nacionales sublevados lo utilizaron como campo de prácticas de tiro. Posteriormente, sirvió como circuito de motocross y campo de fútbol, con su correspondiente relleno.

Cuando Juan Caballero Leyva, entonces alcalde de Alfacar quiso removerlo, Isabel García Lorca, hermana del poeta, protestó ante él y la Junta señalando por carta que ahí podían encontrarse los restos de su hermano. “Distinguido amigo. Ha llegado a mis oídos el plan que tiene el ayuntamiento de Alfacar, que usted preside, de hacer un campo de fútbol justo donde fueron a caer miles de hombres asesinados, muchos de ellos, supongo, correligionarios suyos, socialistas. También está ahí mi hermano, Federico García Lorca”.

Basados en un análisis científico del terreno, Navarro, Caballero y su equipo iniciaron a petición de un organismo de la Junta —entonces ocupado por Izquierda Unida—, las excavaciones sin que pudieran finalizarlas por cuestiones meteorológicas. La pala excavadora que realizaba los trabajos necesitaba ser utilizada en labores de limpieza de carreteras. Cuando quisieron reanudarlas, el nuevo responsable de Memoria Democrática, Javier Giráldez (PSOE), les comunicó que no promoverían el proyecto y que presentaran una solicitud para subvenciones. Los encargados de la excavación le comunicaron que ya disponían de unos fondos recaudados por donaciones privadas. Aun así, a espera de un informe jurídico desde el pasado mes de agosto que les dé vía libre para cumplir con los requisitos legales que quiere poner en marcha el Gobierno de Andalucía —pese a que aún no han entrado en vigor—, no han recibido noticias oficiales.

“En sus declaraciones públicas, los miembros de la Junta alegan que puede haber defectos de forma. Si entre esos defectos está que no contábamos con el apoyo de las familias, a partir de hoy ya no existen”, asegura Navarro. “Nos pondremos en contacto con la familia Galadí —el banderillero, otro de los asesinados junto a Lorca y Galindo—, pero con la voluntad explícita de los descendientes del maestro, hemos dado un paso importante”.

La familia Lorca ha manifestado en diversas ocasiones que no quiere recuperar los restos. Su posición, a día de hoy, es la misma. Pero Nieves García y su hermana Julia, han accedido a ello. Con ese paso, se puede activar el protocolo de exhumaciones. “La actitud de la Junta es muy extraña”, comenta Navarro, experto en recuperar fosas de víctimas por toda España. “En Aragón, por ejemplo, los permisos tardan una semana. Aquí llevamos esperando desde agosto”.

Aun así, Navarro se alegra ahora de que la iniciativa se reactive con el apoyo de la familia Galindo. “Perteneció a un colectivo especialmente noble y duramente represaliado por los vencedores, el de los maestros de escuela republicanos. Su importancia debe ser reivindicada. De prosperar todo, este sería el segundo cuerpo de un profesor que recupero. El primero fue el de José Arregui Vicen, en Murillo de Gallego (Zaragoza)”.


Un error de cálculo le llevó a la muerte

Fue un error de cálculo. El miedo. Recién asestado el golpe militar del 18 de julio, Federico García Lorca, en vez de quedarse en Madrid, se trasladó a Granada convencido de que allí se encontraría más seguro. Pero la ciudad fue tomada por los nacionales y quedó aislada, bajo el control de radicales exaltados —entre otras cosas pos las salvajes arengas del general Queipo de Llano— con ganas de sangre. Que una de las familias falangistas más reconocidas de la ciudad, los Rosales, escondiera al poeta en su casa, no frenó a quienes lo perseguían para dejarlo bajo tierra. Tras ser detenido, en la madrugada del 17 de agosto fue conducido junto a otros dos aprisionados, el maestro de Publiana Dióscoro Galindo, y el banderillero anarquista Francisco Galadí. El escuadrón negro formado por Antonio Benavides, Mariano Ajenjo, Salvador Varo y los campeones de tiro Juan Jiménez Cascales y Fernando Correa Carrasco, armados con sus pistolas Astra modelo 902 calibre 7,65 milímetros y sus fusiles Mauser, los acribillaron, tal como el general Fernando Nestares cuenta que le confesaron tres de los implicados años después. Fue en una visita al paraje donde dijeron matarlos. El mismo que espera ahora la pala excavadora.


Excavaciones en dos lugares próximos

Las primeras excavaciones en busca del cadáver de Lorca y los otros asesinados junto al poeta comenzó en 2009 y no dio resultado. Se basaba en la versión que el escritor Ian Gibson investigó sobre el asesinato, en la que utilizó el testimonio de Manuel Castillo Blanco, testigo de los hechos. En 2014, apoyados por otra línea, la de Molina Fajardo, corroborada por el general Fernando Nestares en 1977 y apoyada por el historiador Miguel Caballero, empezó la siguiente a 400 metros de la primera, fuera del parque conmemorativo. No fue concluida entonces por motivos técnicos y ahora busca ser reactivada con los permisos oportunos.

MÁS INFORMACIÓN: Todo sobre García Lorca, en EL PAÍS


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
El legado de Lorca no podrá salir de España

La Comunidad de Madrid declarará Bien de Interés Cultural el archivo del poeta ante el riesgo de que pueda venderse para saldar las deudas de la fundación que lleva su nombre



 0000_1461570199_178544

El poeta Federico García Lorca, en la Universidad de Columbia, en 1929. / FUNDACIÓN GARCÍA LORCA

El legado de Federico García Lorca se quedará íntegramente en España. En Madrid o en Granada, pero en España. La amenaza de que pudiera venderse o dividirse para afrontar las deudas —unos 10 millones de euros, según el Ministerio de Cultura— contraídas por la fundación que lo gestiona, han empujado al Gobierno en funciones y a la Comunidad de Madrid a actuar. En una semana, la Secretaría de Estado de Cultura, que dirige José María Lassalle, y el equipo de Cristina Cifuentes, presidenta madrileña, han decidido declararlo Bien de Interés Cultural (BIC). El anuncio de esta medida llegará en los próximos días y lo hará la propia Cifuentes.

Se trata de una decisión drástica, que ha sido comunicada, antes de hacerse pública, tanto a la familia como a los miembros del patronato. Es otro dramático episodio de una historia que arrancó en junio de 2015, cuando Laura García Lorca, sobrina del poeta y responsable de la fundación, denunció a su gestor, Juan Tomás Martín, por apropiación indebida y falsedad documental ante los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid.

La inauguración del Centro García Lorca, construido en Granada para, entre otras cosas, albergar el legado, que se guardaba (y se guarda) en la Residencia de Estudiantes de Madrid, estaba prevista para el 5 de junio. No pudo celebrarse como merece la memoria del poeta asesinado en 1936. La empresa constructora Ferrovial reclamó una deuda de tres millones por las obras al consorcio responsable, integrado por el ministerio, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la Diputación de Granada, además de por la propia fundación. Después, llegó una cascada de impagos y cuentas sin satisfacer, además de la reclamación de explicaciones sobre un generoso fondo de cuatro millones que el Gobierno de Noruega había entregado al proyecto. De los 27 millones que el gestor manejó a lo largo de los años, 4,4 millones permanecen desaparecidos, según cálculos del consejo rector del consorcio.

Desde que estalló el problema, se han sucedido intensas negociaciones entre los patronos de la fundación y los gobiernos, empresas e instituciones implicados para solucionar, “de buena fe”, señalan en Cultura, la situación. Insinuaciones formuladas por algunos de los implicados sobre la posibilidad de vender parte del legado para hacer frente a los pagos ha obligado a la decisión de ambos gobiernos de bloquearlo de inmediato.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha tomado la iniciativa, pero, según dicta la ley, corresponde a las comunidades autónomas de donde el legado queda depositado ejecutar la medida. También se ha informado a la Junta de Andalucía, ya que, según todos los indicios, Granada será el destino final del conjunto.

“Federico García Lorca, Buñuel, Dalí y Picasso son nombres fundamentales de la cultura española del siglo XX. No podemos permitir que su herencia se nos escape ni, mucho menos, ponerla en riesgo”, asegura Lassalle. Lo mismo afirman desde la Comunidad de Madrid. Anunciada Fernández de Córdova, responsable de la Oficina de Cultura y Turismo, asegura que en los últimos días se ha llevado a cabo un riguroso inventario del mismo. Este periódico ha intentado ponerse en contacto con la familia del poeta, pero no ha obtenido respuesta.

La Fundación García Lorca se constituyó en 1982 y desde 1986 está ubicada en la Residencia de Estudiantes. La presidenta Cifuentes asegura que con la declaración del archivo como Bien de Interés Cultural "este pasa del nivel básico de protección que tienen actualmente los documentos [Censo de Patrimonio Documental] al máximo nivel de protección".

En las cajas hay 46 dibujos originales del poeta, 2.343 cuartillas manuscritas con prosa, teatro y poesía, un importante fondo fotográfico con más de 900 imágenes catalogadas, material musical que incluye partituras autógrafas de García Lorca y otras más de 300 coleccionadas por él.

La biblioteca personal del poeta también forma parte del legado: cuenta con una importante colección de revistas literarias de la época, unos 125 libros dedicados a él por sus autores, un fondo de 4.624 libros catalogados y más de 500 por registrar; la correspondencia del autor, con 176 cartas dirigidas a su familia y amigos y más de 2.000 páginas de misivas destinadas a él. También dispone de ejemplares de todas las ediciones de las obras de García Lorca en castellano y traducidas a varios los idiomas.

En cuanto a las obras de arte que poseía, reunió piezas de Salvador Dalí, Ramón Gaya, Ismael de la Serna, Rafael Barradas, Manuel Ángeles Ortiz, José Caballero y Benjamín Palencia, entre otros. Asimismo, el archivo cuenta con una colección de miles de recortes de prensa española y extranjera recogidos y catalogados de manera sistemática desde 1986, así como un importante conjunto de libros y artículos críticos sobre la vida y obra del poeta. En total, más de 19.000 documentos.


 000_1461570173_396462

Páginas manuscritas y mecanografiadas por García Lorca de su obra 'Poeta en Nueva York'. / FUNDACIÓN GARCÍA LORCA


Fondos internacionales

Además de los fondos que los diferentes gobiernos españoles han dedicado a la construcción del Centro Federico García Lorca, existen aportaciones internacionales que no se han visto afectadas por el presunto desfalco, pero que sí han quedado dañadas respecto a la fiabilidad del proyecto. La mayor ha corrido por cuenta de Noruega, que junto a Liechtenstein e Islandia han dedicado 4,8 millones de euros para la programación y el equipamiento del edificio. Ese dinero se encuentra a buen recaudo. Los fondos han sido gestionados por el consorcio, y la fundación no ha intervenido en su manejo.

Aun así, según fuentes de Cultura, el Gobierno noruego se ha mostrado muy preocupado por la situación y quiere que todo se clarifique cuanto antes. Otra de las razones que mueven a actuar de forma contundente al Gobierno y a la Comunidad es no dañar la imagen del poeta ni del país en todo este lamentable proceso. Según los responsables de la iniciativa, los recientes sucesos en la alcaldía de Granada, con su antiguo responsable, José Torres Hurtado, detenido por corrupción urbanística, tampoco llamaban a la tranquilidad y han influido en la reciente toma de decisiones.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: García Lorca 
 
La última oportunidad de Gibson para encontrar a Lorca

La familia del maestro asesinado junto al poeta reclama su desenterramiento y la Junta de Andalucía asegura que pilotará la búsqueda en el lugar que señala el hispanista



 000_1531297392_559853

Gibson, el 24 de junio en Alfacar (Granada), junto a la fuente donde en 1986 unos operarios enterraron unos restos tras unas obras en el parque. / PEPE MARÍN

“Creo que está aquí…”. Ian Gibson nos guía hasta la fuente del parque. El calor aprieta en la colina de Alfacar y el hispanista busca la sombra mientras suena el rumor del agua. No hay nadie esta mañana de junio en el recinto dedicado a la memoria del poeta y las víctimas de la Guerra Civil, un oasis con un desmesurado mosaico, vegetación silvestre y caminos de piedras sin asfaltar que miran hacia la calima de la Vega de Granada. “Deberían cuidarlo un poco más”, comenta el hispanista. Este verano puede que se llene de gente. Gibson (Dublín, 1939) ha inspirado con sus teorías una nueva búsqueda de la fosa donde reposan los restos de Federico García Lorca desde su asesinato el 18 de agosto de 1936. Es el cuarto intento...

Nieves García Catalán, nieta de Dióscoro Galindo, maestro asesinado junto al poeta y a dos banderilleros anarquistas, ha pedido que encuentren a su antepasado. “Cada búsqueda emprendida esperamos que sea la última”, asegura la descendiente del profesor republicano cojo de Pulianas. “Estamos deseando que empiece, justo para que todo esto termine”, agrega con paradójica lucidez.

La Junta de Andalucía espera un informe técnico sobre la petición realizada tanto por la familia como por la Confederación General del Trabajo (CGT, equivalente a la antigua CNT), a la que pertenecían Joaquín Arcollas y Francisco Galadí, los banderilleros anarquistas también asesinados. Verá la luz este mes, aseguran desde la administración regional. A partir de ahí será publicado en el Boletín Oficial andaluz con un plazo de 10 días para alegaciones. Manuel Jiménez Barrios, vicepresidente autonómico y responsable de Memoria Democrática, asegura: “Nosotros pilotaremos esta nueva búsqueda”. Un extremo que corrobora también el consejero de Cultura y portavoz, Miguel Ángel Vázquez.

La teoría la pone esta vez Gibson, con variantes sobre su tesis del clásico El asesinato de Federico García Lorca (Ruedo Ibérico, París, 1971), recogidas en la última versión publicada esta primavera por Ediciones B. “Manuel Castilla Blanco, alias Manolillo el comunista (que ejerció aquel día terrible de enterrador), me trajo a este rodal en 1966 y me aseguró que lo sepultó aquí, cerca del olivo y de la acequia”. Gibson traza un círculo en el suelo de apenas dos metros. El lugar resulta muy preciso, junto a la verja de la otra entrada al parque, hoy cerrada, y pegada a la valla que lo delimita.

En ese espacio se ha removido el terreno, según Luis Avial, experto en búsqueda de fosas con georradar. Lleva más de un centenar a sus espaldas por toda España y ha colaborado con la policía en el hallazgo de cadáveres de varios asesinatos. “No me cabe duda: con tres horas de trabajo y más medios que la simple inspección que hice yo un día por mi cuenta, valdría para saber con certeza qué hay”. No sólo en ese lugar donde Gibson cree que está la fosa original. También para comprobar si existen más restos en otro, a unos 10 metros de distancia en línea recta, junto a la fuente del recinto. ¿Cómo pasaron de la fosa a ese otro punto? Por razones kafkianas…
 
“Escandalosas”, añade Gibson. En 1986, cuando se realizaban las obras del parque, unos operarios encontraron restos en el lugar que el enterrador señaló al hispanista. Estorbaban los trabajos del vallado, los metieron en una bolsa y los dejaron en un hoyo junto a la fuente sin notificárselo a ningún juez. “Lo sabemos porque Antonio Ernesto Molina Linares, entonces vicepresidente segundo de la Diputación de Granada y miembro del PSOE, lo declaró en El Ideal. Aquello fue una vergüenza”, asegura Gibson.

Avial ha querido comprobar este extremo también y cree haber encontrado indicios de su depósito en ese punto cercano. Justo donde los obreros alegaron haberlos dejado hace 32 años. Se buscará también allí. “Aun así, la clave de la búsqueda debe centrarse en el lugar que señaló el enterrador, pese a que se hayan movido algunos restos”, comenta.

No es el único experto de gran prestigio en el equipo. En los trabajos colabora también el antropólogo forense Francisco Etxeberría, de la Universidad del País Vasco, referente internacional para los desaparecidos y el periodista experto en el tema lorquiano, Víctor Fernández. En el apartado legal cuentan con Eduardo Ranz, el abogado que ha logrado la exhumación del Valle de los Caídos y que ha sido recientemente nombrado por el Gobierno de Pedro Sánchez asesor en materia de Memoria Histórica. Ranz quiere ser cauto y no hacer valoraciones jurídicas por el momento. “La petición está hecha y nos han confirmado su recepción. Aún es pronto para ir más allá. Debemos respetar el procedimiento”.

Ha resultado definitivo el cambio de posición de la Junta de Andalucía, que coincide con el nuevo clima en torno a la Memoria Histórica que ha permitido la exhumación del Valle de los Caídos. Hasta el momento, el asunto de la fosa de Lorca había contado con muchas cortapisas por parte del Gobierno autonómico, también por la oposición de la familia del poeta. Laura García Lorca, sobrina del autor y presidenta de la Fundación, ha incidido esta semana a EL PAÍS en su rechazo a que se busquen los restos. “Nuestra posición no ha variado. Para nosotros, los restos vivos, es decir el legado de su obra, acaba de llegar a Granada”, asegura sobre el reciente traslado de los archivos del poeta desde la Residencia de Estudiantes de Madrid al centro que los custodia en la ciudad andaluza.

Desde hace algunos meses, la Junta de Andalucía ha cambiado el tono y la determinación. “Pilotaremos y dirigiremos la búsqueda de la tumba de Alfacar”, reafirma su vicepresidente. “También aportaremos los medios técnicos necesarios”, prometen desde el Gobierno autonómico. Aun así, los promotores se muestran cautos. Gibson ya se ha dado demasiadas veces de bruces con la realidad administrativa. Solo desea encontrarlo para confirmar con certeza que pasó. “Es el símbolo universal de los desaparecidos. No puede seguir en paradero desconocido. Una vez lo descubramos, también habremos dado un paso de gigante en la reconciliación. Se cerrarán muchas de las heridas que continúan abiertas”, cree. Espera no tener que rectificar de nuevo algunas de sus teorías. “Que este país, así como alcanza grandes logros, de cuando en cuando, los entierra”.

 00_1531297467_872007


¿A la cuarta va la vencida?

Tres intentos preceden la nueva búsqueda de la fosa donde se encuentra Federico García Lorca. El primero data de 2009 y se produjo cerca del olivo que Ian Gibson sigue marcando como referencia pero a escasos metros del lugar exacto donde Manuel Castilla Blanco, el enterrador, le indicó al hispanista. “No se exploró la zona crucial entre el árbol y la verja”, asegura ahora en ese mismo lugar.

Los dos siguientes, en 2014 y 2016, fueron inspirados en las tesis del historiador Miguel Caballero, muy próximas a las que esgrimió Ernesto Molina Fajardo en su libro póstumo Los últimos días de García Lorca. Se apoyaban en los testimonios del escuadrón fascista que asesinó al poeta, al maestro Dióscoro Galindo y a los dos banderilleros anarquistas que los acompañaban, Juan Arcolla Cabezas y Francisco Galadí. Se centraron en lo que había sido un campo de tiro a 500 metros de Alfacar en dirección al barranco de Víznar, otra de los arsenales de espanto de aquella época, donde se encuentran cientos de cadáveres.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 3 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario